Afrodisiacos

Afrodisiacos

Los afrodisiacos son uno de los temas que más interés y discusión suscitan dentro de la orbe erótica, son sustancias de origen animal, vegetal o mineral que provoca un estímulo o aumento de la libido en la persona que los ingiere.

Por tanto dentro del club de los afrodisiacos tendrían cabida todos aquellos alimentos que de una u otra manera ayudaran a segregar hormonas sexuales, aumentar o mejorar el riego sanguíneo, mejorar las conexiones neuronales, etc.

Sus efectos son un mito o una realidad

Bueno, las investigaciones realizadas hasta la fecha sobre estas cuestiones ofrecen resultados interesantes mas no concluyentes, aún queda mucho por investigar en este campo, así que desde un punto de vista puramente científico aún hay dudas.

Sin embargo actualmente es de sobra conocido que nuestra dieta tiene un efecto directo en nuestro equilibrio hormonal, por tanto ¿cómo no van a tener ciertos alimentos la capacidad de estimular o facilitar las relaciones sexuales?

Cocina erótica

Se podría considerar a la India como uno de los primeros países donde se comenzó a desarrollar un arte culinario erótico. En su momento los cocineros indios prestaron especial atención a las esencias puesto que pensaban que esos olores influían en el olor de nuestro cuerpo.

De hecho la comida pesada provoca un fuerte olor corporal, lo cual puede debilitar la atracción sexual. Según las tradiciones culinarias indias, el sabor de la comida no afectaría sólo a los sentidos, sino también al espíritu. Una buena combinación puede provocar deleite y erotismo o por el contrario irritabilidad y enfado.

Si bien el ser humano ha creído en los afrodisíacos desde hace cientos de años, históricamente los países donde se practicaba la poligamia y el concubinato han tendido a explorar aún más en la cocina afrodisíaca.

Países como la India o China obligaban en cierto modo al Maharajá o Emperador a mantener relaciones con decenas o centenares de mujeres, y puesto que su potencia sexual iba ligada a su capacidad para dirigir el país, aquellos que tenían que alimentarlo y dotarle de energía se las tenían que ingeniar para conseguirlo.

Fruto de ello fue la experimentación con todo tipo de cócteles de hierbas que pudieran estimular el apetito y la potencia sexual. Especias traídas de lugares exóticos, o bien alimentos que por su textura, forma o sabor los estimularan.

Por si no lo sabías, el termino afrodisíaco deriva de la diosa griega Afrodita, la cual representa el amor, la fecundidad y la energía primaveral; pero bien podríamos reemplazar el término por estimulante o excitante que es a fin cuentas a lo que nos referimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *