Cepo para inmovilizar a tu pareja

Entiendo que más de un@ se quede a cuadros al ver este tipo de juguete erótico, más que nada porque sepan que a pesar de tener un aspecto moderno y destinarse a un uso lúdico, su origen está en los cepos de tortura empleados durante siglos para inmovilizar y amedrentar a los presos.

Los aficionados al sado seguramente ya conozcan este tipo de accesorio, y sabrán que incluso existen fabricantes de muebles especializados para montarte tu propia sala de tortura en casa, eso si, ve preparando la tarjeta porque no son nada baratos… en cambio, estos pequeños cepos de madera son de lo más práctico y totalmente asequibles.

Para que te hagas una idea, te cuento que están fabricados en madera maciza, tienen aberturas lo bastante holgadas como para no hacer daño, y cuentan con un cierre de velcro que permite atrapar y liberar con facilidad. Existen diferentes modelos de cepo para inmovilizar a nuestra pareja, puedes ver otros dos modelos en la siguiente imagen.

Como verás, estos cepos o picotaspranger en alemán – los pueden usar tanto el hombre como la mujer, e incluso el cepo para muñecas y tobillos nos da cierto juego al poder experimentar con diferentes posturas: agachado, en cuclillas o sentado pero sin poder mover brazos ni piernas. El cepo para testículos y manos es quizás el más curioso, pero ideal para torturar con una buena sesión de sexo oral sin que él pueda mover las manos, tú tendrás el control así que tú decides qué quieres hacer con él.

La idea podría ser por ejemplo poner en práctica algún juego sexual donde tu pareja sea tu esclavo, o donde haya una cierta dominación. Imagina por ejemplo una fantasía erótica de carceleros o de un internado donde son muy muy estrictos, puedes incluso comprar un disfraz de colegiala para dar mayor morbo y realismo a tu fantasía.

Luego tu eliges el tipo de castigo, tras inmovilizar a tu pareja puedes recrearte dando algún azote con la mano, o bien con ayuda de un látigo o pala, para luego hacer unas caricias con un delicado plumero. O sino simplemente puedes hacer uso y abuso de poder, aprovecharte de que tu pareja está inmovilizada para torturarla de placer: acariciar, besar, lamer y chupar todo su cuerpo, para luego acabar haciendo el amor sin que pueda impedírtelo, podrás penetrar como quieras e incluso por donde quieras… tu mandas 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.