Condón femenino y sexo anal

Del condón femenino ya hemos hablado en alguna ocasión, su nombre lo dice todo, pero se ve que a más de uno no le ha quedado claro o bien ha decido darle un uso diferente empleándolo en el sexo anal. De hecho puede ser un impulso para este invento, que en verdad tampoco es haya sido un super éxito de ventas.

El condón femenino lleva años en el mercado, y mientras algunos hacen campaña para que la mujer se anime a emplear este método anticonceptivo, otros promueven su uso pero para otro orificio. Realmente no se trata de algo nuevo, ya desde hace años algunos prefieren el uso del condón femenino para la penetración anal, de esta manera no es el pene el que está “plastificado”, sino el ano.

¿Y qué más da? Bueno, pues básicamente permite ser penetrado por diferentes penes y juguetes sin tener que cambiar de condón, así si uno se adentra a un «cuarto oscuro» donde hay bastantes suicidas que aún siguen sin usar condón, al menos uno esta protegido; o si uno decide tener sexo anal con su pareja y emplear juguetes eróticos, puede penetrar con un dildo, con unas bolas, con un plug o con su propio pene sin que ninguno se ensucie ni haya que estar usando más de un condón.

En el caso de las parejas heterosexuales estables, también es práctico para aquellas que toman la píldora en lugar de usar el preservativo. Es un anticonceptivo tan válido como cualquier otro, pero a la hora de pasar al sexo anal más de una desearía que se emplee un condón. Gracias al preservativo femenino pueden pasar tranquilamente de una penetración vaginal a una anal, y viceversa, sin miedo a provocarle una infección en la vagina.

Y porque no todo el mundo es tan desinhibido como esas actrices y actores porno que no pestañean al pasar de una penetración anal a una mamada… Está claro que se han dado una ducha anal antes, pero aún así a muchos hombres y mujeres no les seduce la idea de repetir la escena en casa.

Una ventaja más es que con el condón femenino se pueden emplear una mayor variedad de lubricantes sin miedo a dañarlo, lo cual es estupendo para poner a prueba otros lubricantes que facilitan la penetración anal.

Otra de las ventajas del condón femenino que ya habíamos comentado es que un/a se lo puede colocar incluso horas antes de usarlo. Obviamente si te lo vas a meter en el culo que sea después de haber ido al baño, a ver si luego te va a entrar un apretón y para cuando te quieras acordar ya estás tirando de la cadena…

En resumen, está claro que el sexo anal no es cosa sólo de gays, muchas personas heterosexuales también lo practican y lo disfrutan. Tanto unos como otros pueden sacarle partido al condón femenino para hacer más divertida su experiencia con el sexo anal.

1 comentario en “Condón femenino y sexo anal

  1. Muy buen uso alternativo para el condón femenino. Aunque le veo alguna pega a su uso anal, por ejemplo que a diferencia de la vagina, por el ano si que puede ser succionado involuntariamente, y sacarlo de nuevo puede ser algo más complejo de lo que parece. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.