Consejos para disfrutar del BDSM

kit bondage para amantes

Gracias a la literatura erótica reciente, como por ejemplo la saga de 50 Sombras de Grey, la practica del bondage, la dominación y el sado-maso se han puesto de moda o cuando menos han despertado la curiosidad en muchas cabecitas.

Es obvio que no a todo el mundo le atrae el BDSM, pero muchos cuando descubren su existencia si desean experimentar, quizás porque les atrae el tema de los azotes, o las esposas y cuerdas, o bien eso de usar mordazas.

Sea como fuere, si deseas probar el BDSM hoy queremos compartir algunos consejos para que lo disfrutes:

» Lo principal es que ni tú ni tu pareja os sintáis forzados a hacer nada que no queráis, si no le gusta que le tapen los ojos o la boca, o que le aten, o el tema de los disfraces, no le obligues ni la «convenzas» (si le presionas y consigues lo que quieres probablemente no lo disfrutes igual), si en ese momento no apetece no pasa nada.

» En BDSM la penetración no siempre es el objetivo, en realidad es un juego donde se trata de disfrutar desde el principio hasta el final del hecho de dominar o someterse, de hacer lo que nos plazca a nuestra pareja o de sentirse a merced del otro. Vosotros decidís donde empieza y donde acaba.

» Cuando hayáis terminado no es mala idea hablar de lo ocurrido, cosas que os han gustado o aquellas que es preferible evitar. El lenguaje corporal no siempre funciona en el BDSM, sobre todo cuando uno tiene los ojos tapados con una mascara y en la boca una mordaza, o incluso puede que le veas un gesto e dolor pero en realidad lo está disfrutando, por lo que es conveniente hablar después.

En resumen, más allá de las modas, para disfrutar del BDSM simplemente tenemos que tener ganas de explorar nuestra sexualidad, y encontrar a la persona que nos de la confianza suficiente como para poner en práctica estos juegos eróticos atrevidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.