Consoladores de cristal

Ya en el artículo sobre juguetes eróticos de cristal me explayé sobre las múltiples cualidades de este tipo de juguetes sexuales, hay algunas más dado que existen diferentes tipos de juguetes, y en este artículo nos centramos en los consoladores de cristal.

Usar un consolador de cristal no tiene nada que ver con uno de silicona, en primer lugar por la cantidad de lubricante que tenemos que usar, en segundo lugar por las sensaciones que ofrecerá al tacto y en tercer lugar por la rigidez del cristal, que en ningún momento tratará de falsear las sensaciones o imitar un pene de verdad.

El cristal es un material completamente diferente, al igual que el metal tiene interesantes propiedades térmicas que nos permiten hacer que absorba frío o calor en cantidad y que luego lo retenga durante un buen rato, esto aplicado a los juegos eróticos nos abre todo un abanico de posibilidades.

Su rigidez, que en principio puede parecer un inconveniente, es justamente lo que hace falta para estimular zonas erógenas internas como el punto G o la próstata. En ocasiones adoptamos una postura o un ángulo de penetración que hace que un juguete flexible se tuerza y no incida con la misma intensidad, con uno de cristal esto no pasa y estimula ahí donde quieres hasta el orgasmo.

Su superficie lisa es otra gran ventaja, puede que tenga relieves y ondulaciones, pero basta que reciba un poco de lubricación para convertirse un artefacto deslizante que se introducirá con gran facilidad en casi cualquier orificio que le propongas.

A la hora de comprar consoladores de cristal debes tener en cuenta para qué lo piensas usar, si únicamente es para penetración vaginal te vale casi cualquier modelo, ahora bien, si es para una penetración anal te recomiendo que te decantes por aquellos que tienen una base plana o más ancha con idea de que haga de tope y así evite que el juguete se deslice al interior del ano, porque imagino que no te gustaría explicarle al médico de urgencias que hace eso ahí 😉

Una vez tengas tu consolador de cristal en casa, antes de usarlo revisa bien que el acabado sea perfecto, que no tenga ninguna mella ni reborde que pueda provocarte algún tipo de corte o rozadura, ya que sería bastante desagradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.