Cuatro posturas para lesbianas

Hoy vamos directo al grano, os proponemos cuatro posturas para lesbianas muy efectivas, ya que por lo general los consejos sobre sexualidad y posturas van orientados al mundo hetero, y ellas también tienen sus posturas para disfrutar de su sexualidad de manera simultanea.

Se trata de posturas para lesbianas que no requieren de juguetes eróticos, ahora bien, si ya tenéis alguno y queréis que se una a la fiesta, pues tampoco hay problema.

Postura de la Amazona, una de ellas debe colocarse de rodillas, a horcajadas sobre la otra. La que se coloca encima puede frotar su clítoris contra el muslo de la que permanece tumbada o sentada. De forma opcional se puede usar un arnés de muslo o el clásico de cadera. La chica que se coloca encima controla los movimientos, y ambas tienen libres las manos para proporcionar toda clase de placeres y caricias.

Postura del 69 modificado, todo un clásico para cualquier orientación sexual, pero que ahora vamos a modificar para el disfrute de las chicas. Se trata de proporcionar sexo oral de forma simultanea, pero para aguantar mejor los temblores propios de estos placeres prueba a practicar el 69 tumbadas de lado, de manera que la pierna que está pegada a la cama, sirve de almohada para tu pareja, y viceversa.

Postura de las Tijeras, todo un clásico en el mundo lésbico, como vemos en la primera imagen del artículo las tijeras requieren que ambas vulvas se encuentren para que el roce de labios y clítoris lleve al orgasmo. Es una postura de lo más sensual, con ambos cuerpos entrelazados, y un contacto directo entre ambos sexos. Muchas lo disfrutan tumbadas, y algunas optan por sujetarte con los brazos para mantenerse ligeramente erguidas.

Una variante consiste en incluir un dildo doble para que ambas sean penetradas mientras frotan sus clítoris, pero como digo, esto es opcional.

Postura de la misionera, que en principio poco tiene que ver con esas inocentes monjitas que prestan servicio en países necesitados, aunque nunca se sabe. En realidad, en la misionera la idea es adaptar la clásica postura del misionero a las mujeres, de modo que la mujer tumbada se abre de piernas para facilitar el contacto, y la mujer que se coloca encima es la que controla los movimientos, y la intensidad del roce.

Esta postura permite a la que está tumbada hacer uso de sus manos y su boca para dar placer a su pareja. De forma opcional se puede incluir un arnés con dildo para mayor disfrute, y si una se pone un poco de lado, esta postura puede ser una fusión de la amazona y las tijeras.

Espero que os hayan gustado estas cuatro posturas, y si queréis comentar alguna de ellas o compartir alguna otra postura con las lectoras, podéis hacerlo a través de los comentarios de abajo.

Un comentario en “Cuatro posturas para lesbianas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *