Dinero fácil en tiempos de crisis

En tiempos de crisis es que surgen los negocios más inverosímiles, la creatividad se agudiza con tal de conseguir aumentar los ingresos. Efectivamente ni la industria del porno se salva de la crisis, sobre todo tras la caída progresiva de la venta y alquileres de videos porno. En el mundo erótico la venta de lencería usada parece que lejos de ser una rareza se está afianzando como pequeña fuente de ingresos para estudiantes, desempleados o profesionales del porno.

Tal es el caso de Nikita, una estudiante francesa de 21 años cuya beca le era del todo insuficiente. Tras una conversación con su novio acerca del aroma de sus braguitas usadas y después de indagar un poco en Internet es que le surgió la idea de vender su lencería usada a través de Internet. Una idea a priori naif o bizarra según se mire, pero en cuanto echamos cuentas resulta de lo más lucrativa con márgenes de beneficios que ya más de uno los quisiera para su boutique de lencería.

Estos negocios funcionan bien en el momento que uno se hace un grupo de fans, entonces las tornas cambian ya que es la clientela la que solicita la mercancía que se debe usar para que ellos compren y completen su colección. Al mismo tiempo la prenda aumenta de precio cada día que pasa, es decir, por ejemplo en el caso de Nikita las braguitas de un día valen 25 €, por cada día extra que las lleva el precio sube 5€…

Sin embargo este negocio tiene sus limitaciones, por un lado la producción es limitada, ya que un mes tiene como mucho 31 días y por tanto más de eso no va poder producir, dando por hecho que porta la lencería al menos un día para que esta se impregne de los aromas. Otra limitación es sin duda el mercado al que se dirige, puramente fetichista o púberes con las hormonas totalmente desbocadas y una curiosidad sin límite.

Actualmente podemos encontrar en Internet blogs de amateur que comercializan su propia ropa interior usada, así como pequeñas tiendas, pero también existen tiendas ya consolidadas que venden lencería usada por estrellas del porno, o al menos eso aseguran. En países como Japón están un poquito más avanzados y hasta se pueden encontrar máquinas expendedoras de braguitas usadas.

Lo mismo en Coompra dentro de poco podéis encontrar lencería usada… ¿te animas a vender tu ropa interior? 😉

1 comentario en “Dinero fácil en tiempos de crisis

  1. ¿Y quién compra ese tipo de cosas? xD
    ¿No es mejor visitar a las meretrices, que pajearse con la lencería que ha llevado alguien, sin ni siquiera tener garantías de que lo haya hecho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.