Ejercicios de suelo pélvico

ejercicios de suelo pelvicoPuede que hagas ejercicio regularmente, puede que salgas a correr o practiques natación, o quizás prefieres ir al gimnasio, sea cual sea tu opción es posible que no estés ejercitando todos tus músculos, ¿has oído hablar de los ejercicios de suelo pélvico?.

El suelo pélvico lo tienen tanto los hombres como las mujeres, para que te hagas una idea más precisa piensa en una especie de hamaca que va desde tu coxis por atrás, hasta la parte inferior de la pelvis por delante, sobre ellos se apoyan varios órganos importantes, no solo sexuales sino también la vejiga por ejemplo.

Por tanto se trata de un conjunto de músculos situados en la base de la pelvis y que tienen una gran importante a la hora de prevenir y solucionar ciertos problemas íntimos y sexuales.

Por qué ejercitar el suelo pélvico

Porque ejercitando estos músculo podemos mejorar la resistencia de nuestros esfínteres, tanto el de la vejiga como el del ano, quizás te suena a guasa, pero tras pasar por ciertas etapas de la vida como el embarazo, dar a luz o simplemente al llegar a ciertas edad podemos experimentar ciertas dificultades para retener la orina.

orgasmo femeninoDe hecho si acudes a clase de pre-parto con una matrona es probable que oigas hablar de este tipo de ejercicios, ya que sirven tanto para prepararse como para recuperarse del parto. A ninguna se le escapa que un parto natural puede debilitar estos músculo, produciendo pérdidas de orina o una menor excitación sexual.

Por ello otra buena razón para ejercitar el suelo pélvico es mejorar tu experiencia sexual, al aumentar el riego sanguíneo nos excitamos más fácilmente y las contracción durante el orgasmo pueden ser más intensas, especialmente en el caso de las mujeres, ya que reforzar estos músculos te permite tener un mayor control e incluso realizar presión sobre cualquier “cuerpo extraño” que te penetre… y sin duda puede ser algo muy placentero para la otra persona notar esa clase de presión.

Localizar el suelo pélvico

Ejercitar el suelo pélvico es sencillo y barato, el problema o la dificultad está en la constancia. Este tipo de ejercicio es el que solemos hacer varios días, y al cabo de una semana se nos olvida y se acabó, no volvemos a saber de ellos hasta que alguien nos pregunta o leemos en algún lado acerca de los ejercicios de suelo pélvico o ejercicios de Kegel como lo llaman algunos.

Ejercicios de Kegel

Lo primero y más importante es localizar el suelo pélvico, aquí ocurre como al hacer abdominales, que si no ejercitas los músculos apropiados puedes acabar con dolores innecesarios.

Para no malgastar tus esfuerzos, empieza por introducir un par de dedos en la vagina, trata de hacer presión sobre ellos con tus músculos vaginales, enseguida tendrás localizado el suelo pélvico y las sensaciones que debes encontrar al realizar los ejercicios. Otra opción menos porno sería tratar de cortar el flujo la próxima vez que orines haciendo presión son el suelo pélvico.

Cómo ejercitar el suelo pélvico

comprar bolas vaginalesPara ejercitar el suelo pélvico hay varias técnicas nada complicadas, la primera y más sencilla sería tumbarse tranquilamente boca arriba, con las piernas flexionadas y la vejiga vacía, entonces tensamos los músculos cinco segundos, y relajamos otros cinco. Puede repetir el ejercicio cuatro o cinco veces, a medida que ganes resistencia puedes aguantar un poquito más o realizar más series.

Si queremos una ayuda extra o estar seguras de que ejercitamos el suelo pélvico, también podemos recurrir a la electro-estimulación para activar los músculos o a las bolas vaginales, un artículo sencillo que consiste en introducir una o dos bolas en la vagina que pueden variar de peso y tamaño, la idea es que los músculos hagan presión y la retengan en el interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.