El Año del Conejo, la colección de Playboy

Para los chinos el año que viene comienza el año del conejo, sin embargo en la famosa casa de subastas Christie’s ya lo quieren empezar a celebrar sacando a subasta el próximo ocho de diciembre una colección de 124 artículos relacionados con Playboy.

Entre todas esas obras de arte llama la atención una serie de fotos, se trata de los making of del desplegable que había en las páginas centrales, en total más de una decena de fotos realizadas por Arny Freitag, Richard Fegley y Stephen Wayda cuyo precio oscilará entre los 1500 y 2500 dolares y que cuentan con anotaciones de los editores de la revista y del propio Hugh Hefner.

Dado el tamaño y la calidad de las fotos que ofrecen en la web, se hace difícil descifrar todos los comentarios realizados en los márgenes para que fueran corregidas antes de ser publicadas, pero se puede comprobar como no dejaban pasar ni el más mínimo detalle, el resultado debía ser perfecto, al punto que fotos como las de Melissa Holliday, playmate de enero de 1995, o la de Shauna Sand, playmate de mayo de 1996, impresionan bastante porque tienen tal cantidad de anotaciones que el resultado probablemente tuvo muy poco que ver con la realidad.

Está claro que al ser fotos que cientos de miles de hombres verían en todo el mundo, y que incluso colgarían en la pared de su dormitorio, o guardarían con celo en algún lugar secreto – como si de un tesoro se tratara, para sacarlo son en ciertos momentos de placer – , el resultado debía ser espectacular.

Para estar en el desplegable de Playboy las mujeres debían tener caras perfectas, curvas perfectas, pezones perfectos, etc. y para ello no dudaban en quitar vello, lunares, quitar o suavizar venas, rectificar axilas, muslos, tobillos… hablamos de fotos que son incluso de comienzos de los años noventa, cuando por entonces no estaba tan desarrollado el tema del retoque fotográfico.

Pero no sólo hay comentarios acerca de los retoques a realizar, también hay alguna que otra nota que evidencia una cierta disconformidad o desilusión por los resultados, como por ejemplo en la foto de Lauren Hill, Playmate de febrero de 2001, donde anotaron “OK, pero nada especial. No hay nada en su cara y su mirada”, y algunas tienen tantas anotaciones que vienen con post-it adicionales, como por ejemplo la de Barbara Moore, Playmate de diciembre de 1992.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.