Hombres con anorexia sexual debido al porno


La disfunción eréctil y la eyaculación retardada son dos problemas sexuales masculinos que al parecer en los últimos años van en aumento. Es un tema que uno no suele sacar cuando habla con sus amigos, quizás por miedo a que se rían de uno, o por que uno piensa que a nadie más le pasa.

Hace unos meses se hizo publico los datos recabados por una investigacion realizada por urólogos italianos, donde se observó que cada vez más jóvenes están teniendo problemas para obtener una erección cuando se trata de mantener relaciones sexuales con otra persona, y esto en ciertos casos está relacionado con el consumo excesivo de porno en Internet, lo cual han etiquetado como anorexia sexual debida al porno.

Internet es con el porno como una inmensa bandeja de bombones, puedes comer tantos como quieras ya que nunca se acaba, siempre hay más, cada día hay más y más, y sin embargo tú si puedes acabar empachado de tanta estimulación sexual.

En la encuesta que realizaron en Italia se entrevistó a 28.000 hombres, de los cuales una buena parte reconoció haber hecho un consumo excesivo de porno desde su tierna adolescencia, y que ahora a los veintitantos se habían acostumbrado incluso a ver porno duro o hardcore.

En muchos casos comienza con una cierta indiferencia al porno, luego se produce una perdida general del deseo sexual y finalmente se tienen problemas para lograr una erección. Lo bueno es que se trata de algo totalmente reversible, una impotencia producida por empacho de porno puede llevar algunas semanas, e incluso dos o tres meses, pero al final desaparece.

Hay que tener claro que no es la masturbación la que causa la disfunción eréctil, sino la estimulación excesiva, un día tras otro, hasta que finalmente nos volvemos insensibles.

La solución pasa por dejar de ver porno durante algún tiempo, mínimo cuatro semanas. Al principio se producirá esa sensación de abstinencia, ya que nos falta nuestra “droga” que nos da placer; en las siguientes semanas se puede producir una pérdida del deseo sexual, de la masturbación y de las erecciones, ya que seguimos vinculando porno y masturbación. Pasadas dos o tres semanas las erecciones espontáneas y matinales volverán poco a poco, el deseo sexual también, y finalmente al cabo de un mes o más estaremos completamente “curados”.

El empacho provoca que nos carguemos el circuito de recompensa del cerebro, lo que antes nos hacía feliz y nos excitaba ya no es suficiente, lo que da lugar a un escalado de pornografía, es decir, el consumir un porno cada vez más “salvaje” es un síntoma de que nos hacemos más y más insensibles. Hay quien tira hacia el fetichismo, hacia el bongade, la humillación, el bestialismo e incluso la pedofilia. Cuando esto ocurre, sería recomendable parar un poco y plantearse si este es el camino que queremos recorrer, o si conviene desengancharse un poco del porno durante algún tiempo.

Actualmente los mayores consumidores de porno en Europa son los alemanes, con un 34,5% de su población que admite frecuentar sitios porno, le sigue Francia con un 33,6%, España con un 32,4% e Italia con un 28,9%. Entre los usuarios más activos, casi 3 de cada 4 son hombres.

Información sobre Anorexia sexual en Italia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.