Irán prohibe los regalos de San Valentín

Puede resultar curioso o inverosímil, pero lo cierto es que Irán, ese país gobernando por un hombre de apellido difícilmente pronunciable – Ahmadineyad – y parecido razonable a Gaspar Llamazares, ha decidido que están hasta los mismísimos de la intromisión occidental en su cultura y han optado por prohibir la producción de regalos de San Valentín.

Día triste para los enamorados en ese país, aunque teniendo en cuenta que bajo la ley islámica de Irán las parejas que no están casadas no pueden estar juntos, tampoco resultará tan traumático. No obstante seguro que se las ingenian para pasar algún que otro regalito, eso si, no podrá ser ningún regalo, tarjeta o caja con símbolos de corazones ni rosas rojas.

El principal problema es que San Valentin es un santo cristiano, y esto a los radicales islámicos no les gusta un pelo ya que consideran que corrompe sus valores culturales. Según Ali Nikou Sokhan, jefe del sindicato de trabajadores de imprenta, “Honrar celebraciones extranjeras es la difusión de la cultura occidental”.

Además, entre sus argumentos explican que ellos ya cuenta con varios días al año para horrar la bondad, el amor y el afecto, como por ejemplo el día de la amistad o Mehregan, por tanto no necesitan San Valentín. En Irán, hoy por hoy son los jóvenes menores de treinta los que más se vuelcan con esta celebración, que ahora sus mayores quieren cortar de raíz.

La duda que me queda es qué castigo recibirá aquel que decida imprimir unas tarjetas con corazones…

Visto en Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *