Jugando con los pechos

Los pechos y pezones se encuentran entre las zonas más erógenas del cuerpo femenino, por tanto si sabemos tocar y estimular estos puntos con ayuda de nuestros dedos, labios y lengua, entonces seremos capaces de proporcionar mucho placer.

Pero cuidado!, hay quien se pasa de bruto y hace daño en los pechos, y quien se queda corto y por no causar molestia pasa tan desapercibido como una leve caricia. Lo más práctico es equiparar los pechos a tus testículos, si no te gusta que te estrujen los huevos, pues tampoco estrujes los pechos, pero si te gusta que te los agarren bien, pues haz lo propio con sus pechos.

Reconocer su nivel de sensibilidad

Los pechos y pezones pueden ser de una amplia variedad de formas y tamaños, pero todos siempre tienen un cierto nivel de sensibilidad – hay quien afirma que los pechos pequeños son más sensibles que los más grandes –. Hay chicas que apenas soportan un leve roce con la lengua, y otras que requiere de una estimulación más intensa, por tanto es importante reconocer su nivel de sensibilidad.

Haz lo que ella quiere

La manera más simple de dar placer a tu pareja jugando con los pechos es hacer lo que a ella le gusta, le puedes preguntar o simplemente ir probando y ver cómo reacciona. El preguntar puede restar espontaneidad, pero esto lo podemos contrarrestar con un lenguaje picante y algún juego sexual.

Haz un masaje erótico

El masaje erótico es una de las mejores opciones durante los preliminares, sobre todo si usamos aceite para masaje o algún lubricante íntimo, ya que nuestras manos se deslizan con gran facilidad, y además los hay que ofrecen efecto estimulador por medio del frío o el calor. Prueba a hacer movimientos circulares, y movimientos desde afuera hacia los pezones. Si ves que sus pezones se ponen duros, es que estás en el buen camino.

En la variedad está el gusto

Aunque estés en el buen camino, trata de variar la intensidad, los movimientos y masajes. No te centres solo en los pezones, eso es ir a lo fácil y además puede acabar resultando molesto. También puedes besar y lamer sus pechos, por arriba y por abajo, un área especialmente sensible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.