Juguetes eróticos Made in China

Para nadie debería ser una sorpresa que muchos fabricantes de juguetes eróticos confían el proceso de fabricación y montaje a terceras empresa localizadas en China, a fin de cuentas allí se fabrican la inmensa mayoría de productos que compramos hoy en día, allí o en alguno de sus países vecinos como India, Tailandia o Pakistán.

Sin embargo para el redactor del artículo Sexo a escala industrial, publicado en Abc.es, la visita a la fabrica de la compañía Danny en Guangdong ha resultado una experiencia un tanto chocante… a lo largo del artículo nos trata de transmitir por activa y por pasiva lo terrible que es el uso de este tipo de artilugios sexuales y lo fría que es una de estas fabricas. Imagino que antes de visitarla se había creado en su cabeza la idea de que iba a visitar la casa Playboy en China, donde cientos de jovencitas chinas, poseídas por la lujuria y el desenfreno, montaban juguetes eróticos, mientras otras tantas los iban probando antes de embalarlos… al menos eso me lleva a pensar esta frase suya:

Los envases de dichos productos siempre muestran como reclamo imágenes eróticas de modelos lascivas y sugerentes, la dura realidad es que el proceso de producción no puede ser más frío, aséptico e industrial.

O esta otra:

Decenas de jovencitas ensamblan mecánicamente y sin ninguna risita avergonzada o maliciosa los artilugios, que después desinfectan con alcohol antes de almacenarlos en sus respectivos envases.

Quizás esperaba que las jovencitas fueran con orejitas y colas de conejo, o vestidas con un simple bikini… La idea está bien como fantasía erótica, pero nada más, una fábrica es una fábrica, ya sea de batidoras, de móviles o de vibradores… y obviamente cuando ya has montado más de 1000 iguales como que aquello ha perdido completamente el erotismo y la gracia, y no es mas que una pieza de silicona equipada con un motor vibrador.

Para aportar dramatismo se vuelve a tratar el tema de los salarios bajos y las jornadas laborales, cuando no hay que ir tan lejos para ver esos mismos salarios y nadie protesta tanto, por ejemplo en Marruecos. Antes de que decaiga nuestra congoja aprovecha para dejar entrever que quizás se está pervirtiendo a las trabajadoras con afirmaciones como esta:

Con las manos en la masa, atrás quedan sus empleadas, adolescentes venidas de las pobres provincias agrícolas de Henan, Anhui o Sichuan, que aún no se han quitado el chándal ni la coleta con que se recogían el pelo para trabajar en el campo.

Imagino que las habrá entrevistado una a una, y que el hecho de no llevar uniforme sino un simple chandal y el pelo recogido (en plan Belen Esteban vamos…) implica que se está abusando de ellas y pervirtiendo su inocencia.

Respeto que cada uno pueda tener su opinión acerca de los juguetes eróticos, y que la audiencia de Abc pueda tener un perfil más convervador, o al menos eso percibo en los comentarios al pie del artículo, como por ejemplo este de un tal Rendulic:

Todos esos artilugios que –se dice por sus vendedores- están destinados a aumentar el gozo y el placer (productos de látex de las más variopintas formas, geles, etc.) no son sino una muestra más de la degeneración humana y moral a la que hemos llegado, que supera incluso a la etapa de Tiberio, Calígula, Mesalina y Licisca. Heterosexuales degenerados, homosexuales, lesbianas y travestis (los tres últimos por razones obvias) constituyen el más floreciente mercado de semejante basura.

Sin embargo a este reportaje le veo muy poco sentido, así como una alarmante falta de objetividad, en cualquier caso no va a cambiar el rumbo de las cosas, aunque muchos fabricantes logran mantener la mayor parte de su producción en Europa (ya sea grandes empresas como Fun Factory o pequeñas empresas como la española BS), cada vez más se ven forzados a ubicar sus fabricas en Asia para poder seguir siendo competitivos, lo cual no necesariamente implica que lo productos sean siempre malos o de menor calidad, es el caso de los juguetes eróticos de la marca Lelo, algunos de sus modelos están entre los más caros y exclusivos del mercado, pero podemos ver en la imagen de arriba como se fabrican en China sin mayor problema ni menoscabo de calidad. [Ver más fotos]

1 comentario en “Juguetes eróticos Made in China

  1. Seguro que el tal «Rendulic», tiene un cilicio para darse por las mañanas, y limpiar su alma……… anda que no cogeria él con ganas algun juguetito, y alguna «conejita» tambien………..Menuda cara. Cuanto mas hablan, más deberían callarse algunos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.