La primera vez que haces el amor

Virginidad o la primera vez

Aún recuerdo mi primera vez y mucho me temo que la recordaré siempre, y así le ocurre a la mayoría de la gente, hombres y mujeres. En mi caso fue muy bien aunque extraño ya que el día antes habíamos discutido y parecía poco probable que lo que habíamos planeado fuera a suceder.

Sin embargo teníamos tantas ganas que aquel domingo, como estaba previsto, sus padres se fueron a pasar el día a la playa; ella debido a un supuesto “dolor de cabeza” se quedó en casa y yo llegué horas más tarde. Al principio estábamos entre nerviosos y con cierta incertidumbre sobre si aquello pasaría, hasta que finalmente ella rompió el hielo y me preguntó si había podido comprar condones.

Así fue, unos días antes los había adquirido en una gasolinera como quien no quiere la cosa: “cóbreme 6 euros y esto”. Por entonces tenía una moto, una scooter concretamente, y con apenas seis euros llenaba el depósito…

Así que cuando supo que los había comprado se le dibujó una bonita sonrisa y me hizo entender que a qué estábamos esperando, no pude cuando menos que sentirme un tanto idiota por seguir con el enfado del día anterior cuando tenía ante mi a una adolescente que estaba sola en casa y con ganas de hacer el amor. Así que nos dirigimos a su dormitorio y resto pues es historia, sólo decir que fue genial, sin dolor alguno y con mucha mucha pasión.

La primera vez para cualquier persona es algo especial y que probablemente recordará toda la vida, para bien y para mal. A buen seguro no será el mejor polvo que hayáis echado, ya que la falta de experiencia lleva a cometer errores, así pues para que andéis un poco menos perdidos aquí os dejo algunos consejos.

La primera vez de un hombre

Bueno, esto en buena medida depende de cada uno, pero a grosso modo todos solemos coincidir en algunas cosas. En general para los hombres no es tan importante la primera vez, lo realmente importante es hacerlo, para algunos hasta se convierte en una competición y esto nos lleva a pasar por alto los sentimientos.

Muchos aunque sea su primera vez no se lo confiesan a su pareja, sobre todo a partir de ciertas edades. Esto suele ser un error ya que si la mujer sí tiene experiencia se dará cuenta o simplemente puede que no disfrute ni sea tan comprensiva, ser un buen amante requiere de experiencia, así que empieza por decir la verdad y por interesarte en lo que la hace disfrutar, quizás te ayude el artículo Cómo dar placer a una mujer.

Un hombre espera disfrutar y hacer disfrutar, sin embargo los nervios pueden jugarnos una mala pasada y hacer que se eyacule antes de tiempo, puede que perdamos la erección y es más que probable que con la simple penetración no hagamos llegar a la chica al orgasmo.

Esto puede provocar gran frustración, e incluso generar alguna discusión, pero todas estas circunstancias son perfectamente normales. Se trata simplemente de tomárselo con más calma, y de ser conscientes que entenderse en el sexo lleva su tiempo.

Si se te presenta la ocasión y no tienes condones, olvídate, tendrás más ocasiones y esta la puedes dedicar para otro tipo de prácticas como el sexo oral o el sexo sin penetración, también conocido como petting. Si haces el amor sin condón, aunque la penetración no sea completa y aunque eyacules fuera de la vagina, te arriesgas a embarazar a tu pareja.

La primera vez de una mujer

Al igual que en el caso de los hombres, habrá opiniones para todos los gustos, cada persona es un mundo, pero si está claro que para toda mujer resulta especial ya que se trata de dar permiso a un hombre para que penetre en su cuerpo y por unos minutos forme parte de ella, es por tanto un momento muy íntimo.

Muchas mujeres lo afrontan con miedo o tensión porque han oído hablar de que es doloroso y que al romperse el himen se sangra. Algunas incluso asumen que debe ser así y si se da el caso lo aceptan con resignación pensando que la segunda o la tercera ya dolerá menos.

Señoritas, esto es sencillamente absurdo, por grande que sea el pene su vagina está perfectamente preparada para acogerlo, pero para ello es imprescindible que estén física y psicológicamente preparadas. Con esto me refiero a que realmente deben desear practicar la penetración y que su vagina también lo desee, y para ello debe estar relajada y lubricada.

¿Cómo conseguimos lubricarla? Bueno te recomiendo leer el artículo Los preliminares en el sexo, Básicamente la manera natural es por medio de la excitación, y el excitar se consigue de muchas maneras: por medio de roces, caricias, masajes, confesiones amorosas, masturbación, etc. Y si aún de manera natural no conseguimos la lubricación suficiente existen en el mercado lubricantes íntimos que ayudarán a la penetración y a los juegos previos.

La primera vez y el matrimonio

Personalmente considero que hoy en día preservarse virgen hasta el matrimonio es un gran error, en estos tiempos que nos hemos liberado de buena parte de la presión social y religiosa, que existe una mayor libertad sexual, es más interesante experimentar con diferentes personas antes de comprometerse con una persona para siempre o por el tiempo que dure el matrimonio, pero como digo, esta es mi opinión, ¿tú qué piensas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.