Pillé a mi hijo viendo porno ¿qué hago?

Está claro que cada uno tiene su método para educar a sus hijos, pero con la facilidad que hay hoy en día para acceder a contenidos eróticos a través de la red, es habitual que más tarde o más temprano un padre descubra a su hijo viendo porno.

Nos guste o no, el porno puede tener un efecto negativo en personas sin experiencia. Los niños aprenden mucho por observación, por eso muchos padres se preocupan y en ocasiones toman medidas preventivas que pueden ser un tanto exageradas.

Como por ejemplo poner controles parentales a un adolescente. Seamos honestos, si no lo ve en casa, lo verá en el móvil o en casa de un amigo. Lo mejor es abordar el tema con ellos directamente.

De lo contrario, consumir pornografía sin una educación sexual puede dar lugar a actitudes y valores problemáticos en sus futuras relaciones sexuales. No es sistemático porque tampoco son cabezas huecas, pero sin duda es algo que puede ocurrir.

Cosas como el sexo sin compromiso, mayor promiscuidad, mayor permisividad y abusos, poca insatisfacción sexual, relaciones sexuales tempranas, sexo anal sin los conocimientos adecuados, etc. son actitudes que a sus futuras parejas les podrían resultar negativas y que podrían haber sido influenciadas por el porno.

¿Porqué está viendo porno mi hijo?

Están aprendiendo pero no son tontos, no consumen el porno de manera pasiva. Es decir, al igual que con los videojuegos o la publicidad, tienen la capacidad de ser críticos. Son capaces de separar lo que está bien de lo que está mal, e incluso de extraer nuevos conocimientos.

Los jóvenes pueden ver porno por curiosidad, para saber de qué se trata, puede que también sea para ver cosas raras o divertidas que jamás habían visto, puede que incluso se vean expuestos a ella sin quererlo por culpa de la publicidad, o como sería lógico pensar, puede que lo consuman para excitarse sexualmente como cualquier adulto.

¿Qué hacer si pillas a tu hijo viendo porno?

Dado que cada padre tiene su vara de medir sobre sobre el bien y el mal, pues no hay una única solución.

En verdad el porno ahorra muchas explicaciones a los padres. Sin embargo hay ciertas cosas que no enseña del todo bien. Hay temas que requieren de una explicación, quizás es en ese punto donde habría que intervenir para evitar confusiones.

Deberíamos proporcionar los conocimientos que le permitan filtrar qué contenidos son buenos para él, y cuales no lo son. Como es un tema delicado y misterioso lo mejor es dar pie a que puedan hablar abiertamente sobre estos temas.

Si somos listos sabremos aprovechar este canal de comunicación para hablar de sexo en general. Por ejemplo se pueden abordar temas relacionados como el autoestima, respecto por si mismo y por los demás, comunicación, sexo seguro, igualdad, emociones y relaciones humanas, etc.

Consejos para hablar de sexo y pornografía con tu hijo

Os dejamos con unos consejos muy sencillo para abordar este tema tan complicado:

  • Debes escucharle, deja que tu hijo hable acerca de sus impresiones, sus dudas y sus experiencias.
  • Habla en tercera persona, no te centres en tus valores. Por ejemplo, en lugar de decir el porno es malo, puedes decir que “hay personas que piensan que la pornografía no es buena”.
  • Deja que el encuentre las respuestas. Puedes realizar preguntas abiertas que le obliguen a pensar, valorar y explayarse sobre lo que está viendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *