Placebo para tratar la disfunción sexual femenina

Un placebo es una sustancia que carece de acción terapéutica, pero produce algún efecto curativo en el enfermo, si este la recibe convencido de que esa sustancia posee realmente tal acción. Los placebo se emplean constantemente en el mundo de la medicina para demostrar por ejemplo la eficacia de los medicamentos o para averiguar si el trastorno que sufre un paciente se debe en parte a factores psicológicos.

Un nuevo estudio publicado por Journal of Sexual Medicine revela que las mujeres con un bajo nivel de excitación sexual experimentaron clínicamente cambios significativos en los síntomas tras tomar un placebo. No se trata de algo mágico o casual, sino una prueba mas de que muchos problemas de disfunción sexual se deben a la falta de comunicación con la pareja y la autoconfianza.

Andrea Bradford y Cindy Meston, doctoras en psicología, analizaron los comportamientos y síntomas de medio centenar de mujeres que fueron escogidas al azar de un ensayo clínico a gran escala para un tratamiento farmacológico destinado a paliar la baja excitación sexual. Ni las mujeres ni los médicos del estudio sabían si estaban tomando el medicamento real o un placebo.

Los resultados mostraron que, tras doce semanas de tratamiento, los síntomas de 1 de cada 3 mujeres habían mejorado en un grado que la mayoría de los médicos considerarían un cambio significativo. Además la mayoría de esas mejoras parecían ocurrir durante las cuatro primeras semanas.

El indicador más importante del cambio en los síntomas, fue un aumento en la frecuencia de encuentros sexuales satisfactorios durante el tratamiento. Muchas mujeres incluso informaron que recibían más estimulación durante la actividad sexual, a pesar de que sus parejas no recibieron instrucciones especiales.

Posiblemente el creer que la mujer era más receptiva a los estímulos hacía que sus parejas mostraran un mayor interés o decidieran probar cosas nuevas. El mero hecho de participar en el estudio probablemente desencadenó un cambio de conducta en las relaciones íntimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.