Priapo es más feliz con Venus que con Baco

Hace unos días se celebró en Málaga el decimotercer congreso de la sociedad europea de medicina sexual. Entre otros, en él se presentó el estudio Príapo es más feliz con Venus que con Baco (Priapus is Happier with Venus than with Bacchus), donde se trata sobre la relación entre el consumo de alcohol y la función eréctil del hombre.

El por qué de este título está en la función que otorga la mitología romana a estos dioses, por un lado Baco es el dios del vino (y en este caso, por extensión de las bebidas alcohólicas), éste tuvo varios descendientes con la diosa Venus – diosa de la belleza, de la lujuria y de la reproducción –, entre ellos Príapo, dios de la fertilidad, es decir, metafóricamente hablando lo que nos quieren decir es que si queremos funcionar sexualmente, o ser fértiles, mejor dejar de lado el vino.

Realmente hay cantidad de estudios que versan sobre estos temas, algunos de ellos defienden que beber con moderación es bueno, pero en esta ocasión lo que se trata de advertir es que un consumo excesivo puede ser muy contraproducente para el buen funcionamiento del pene.

Personalmente siempre he pensado que una copita o dos no hace mal, y que además ayuda a más de uno a desinhibirse, ahora parece ser que no andaba muy equivocado ya que en este estudio desarrollado por la Universidad de Florencia han observado que lo que hace mal es un abuso del alcohol, sobre todo de manera continuada.

Lo que hicieron fue analizar los datos recogidos de casi dos mil pacientes con una media de edad de 55 años que habían asistido a la consulta por temas relacionados con la disfunción sexual, de ahí obtuvieron un subconjunto de casi 1700 hombres que fueron inscritos en un estudio de seguimiento.

Teniendo en cuenta los resultados de diferentes pruebas, se consideró que el abuso de alcohol equivalía al consumo de más de tres bebidas al día, así resultó que el 81% de los pacientes estudiados consumía cero o menos de cuatro bebidas alcohólicas diarias, mientras que el 14,3% y 3,9% declaró un abuso moderado de alcohol (4-6 bebidas / día) o severo (más de 6 bebidas / día), respectivamente.

Al parecer un consumo moderado o severo estaba asociado a problemas en la relación de pareja, un mayor consumo de tabaco, y una disminución de la percepción del deseo sexual de la pareja. También se asoció con niveles bajos de prolactina y tirotropina, así como un aumento de los triglicéridos y los niveles totales de colesterol. Y por si todo esto fuera poco, también se detecto un menor flujo sanguíneo en el pene.

En resumen y como conclusión del estudio, los investigadores creen haber demostrado que un consumo severo de alcohol puede tener consecuencias directas en la función sexual del hombre, e incluso derivar en problemas cardíacos importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.