Regalar lencería en San Valentín

lenceria-san-valentin

La opción de regalar lencería en San Valentín es un clásico que no falla, el mensaje es claro y ambos lo disfrutan. Hay infinidad de modelos, muchos elegantes y sensuales que no resultarán obscenos y permitirán realzar la belleza femenina.

Lo habitual en San Valentín es el color rojo o quizás el rosa, un conjunto de lencería rojo es de lo más sugerente, ahora bien, si no lo tienes claro siempre puedes escoger un elegante conjunto negro, no falla porque le sienta bien a todas las mujeres.

Dependiendo de su estilo y figura es recomendable escoger cierta lencería, por ejemplo si tu pareja es más bien rellenita o voluptuosa es posible que no le apetezca lucir una prenda ajustada que pueda poner en relieve ese pequeño exceso de peso que quiere eliminar, podrías echar un vistazo a los conjuntos de picardías, una prenda vaporosa que disimula bien sin renunciar a la sensualidad.

En cambio, si es delgadita probablemente le siente bien prendas como los corsés o corpiños que se ciñen y marcan la figura, así como los bodies y mallas que estilizan aún más y suelen jugar con las transparencias. Si es de piernas largas no olvides echar un vistazo a las medias e incluso a los ligueros, un clásico muy erótico.

Si el conjunto que has escogido lleva sujetador, no te asustes, es mucho más fácil de lo que parece. Lo mejor es que investigues en el cajón de lencería de tu pareja para ir sobre seguro sobre su talla y tipo de copa, así de paso puedes verificar un poco cuáles son sus gustos.

Si tu pareja tiene poco pecho, sería buena idea que te fijaras especialmente en los sujetadores con aros, y sólo si lo tienes claro puedes escoger uno con relleno, si no lo tienes claro evítalo porque te estas “jugando la vida” ya que puede interpretar que piensas que tiene muy poco. Da igual si tiene ya alguno con relleno, eso son trucos suyos y puede que no le haga gracia que tú le compres uno así.

Por último está el tema de los detalles: encajes, lacitos, flores y todo esas decoraciones quedan a vuestra elección, pero si nunca la has visto con una prenda así es posible que no le guste la idea.

La lencería no tiene porqué ser cara, si echas un vistazo en Coompra.com verás que hay para todos los gustos y a precios asequibles, de entre 20 y 60 euros. Si finalmente no encuentras lo que buscas, siempre puedes optar por una Caja Regalo para San Valentín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *