Tener sexo caliente cuando hace frío


A poca gente le gusta pasar frío cuando se trata de tener sexo. Un momento de pasión o romanticismo es más agradable en un ambiente cálido. Sin embargo en otoño y especialmente en invierno la llegada del frío es inevitable. Hoy te vamos proponer algunas ideas para que puedas tener sexo caliente cuando hace frío.

Si hace frío pero quieres tener sexo, no queda más remedio que echarle valor o planificar un poco. Si improvisas lo más probable es que el momento de desvestirse sea una pequeña tortura. Luego cuando te metes en la cama con las sábanas frías vas a querer calor humano, pero como alguno tenga las manos o los pies helados bye bye libido. Por suerte, en las tiendas eróticas como Consoladorex.com podemos encontrar artículos para tener sexo caliente, muy caliente.

Cuando hace frío, no te desnudes

Algunas personas no consienten tener sexo con calcetines puestos, en tal caso podemos recurrir a prendas y conjuntos de lencería que cubren un poquito más sin perder sensualidad. De hecho, a mucha gente le excita la idea de hacer el amor con algo de ropa puesta. Es tal la demanda que incluyo existen prendas de lencería con aberturas para poder hacer el amor o excitar los pezones.

Un artículo muy sensual puede ser un body de cuerpo entero, así no te tienes que desnudar pero al tener la entrepierna abierta podrás disfrutar del sexo sin problema. Es verdad que los encajes y en general los tejidos de lencería no son calentitos, pero algo es algo.

Prueba con aceites y masajes

Los masajes en una pareja pueden ser una experiencia muy íntima y estimulante. Aunque los hagamos de forma relajada van a favorecer la circulación de sangre y así entramos en calor. Son geniales para aliviar el estrés e ir calentando, además los podemos acompañar de aceites para masaje y lubricantes con efecto calor.

Estos lubricantes íntimos y aceites para masaje tienen propiedades que en contacto con la piel nos hacen entrar en calor. Los puedes comprar en bote, pero también hay aceites en formato de vela erótica, un producto que encendemos como cualquier vela pero una vez líquido podremos verter sobre la piel de nuestro amante para darle un cálido masaje.

Las caricias y las fragancias enseguida encenderán la llama del deseo sexual.

Puedes calentar algunos juguetes eróticos

Si tu pareja tiene las manos heladas, puedes calentar algún juguete erótico en agua. Lo ideal son aquellos que están fabricados con vidrios, acero o cerámica. Los de silicona también se pueden pero con cuidado para no estropearlos, aunque hay vibradores que se calientan solos.

La idea es deslizar el juguete erótico calentito debajo de las sábanas para empezar a excitarse. En pocos minutos habremos entrado en calor, y lo mismo para entonces ya hemos disfrutado de algún orgasmo.

Si te van los azotes, prueba con fustas y látigos

Sin duda te van a dejar el trasero calentito, pero antes de lanzarte pregunta a tu pareja si le apetece. No vaya a ser que te acabe calentando la cara y lanzando la fusta a la cabeza. Si queréis probar, se pueden encontrar modelos variados de látigos y fustas entre otros accesorios para jugar al spanking.

Lo ideal es combinar los azotes con caricias y juegos, así se entra en calor enseguida.

Puedes aprovechar las fiestas de Navidad o Reyes para sorprender o hacer un regalo erótico a tu pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *