Archivo de la etiqueta: Disfunción sexual masculina

Niveles de testosterona

La disfunción sexual masculina está claro que no es un tema baladí para las grandes empresas farmacéuticas, cientos y cientos de millones se han dedicado a investigar y desarrollar métodos que ayuden al hombre a alcanzar y mantener la erección, así como a estimular su deseo sexual aunque el paso de los años sea implacable.

Los tratamientos con testosterona no son nada nuevo, y de hecho han ganado bastante popularidad en los últimos años, sin embargo no son pocos los escépticos que lo consideran una solución inapropiada para un gran número de casos, e incluso demasiado costosa para los resultados que se obtienen.

Un nuevo estudio evidencia que los niveles hormonales de los hombres pueden variar un poco sin provocar problemas sexuales como la impotencia o la disminución del deseo sexual. De hecho en estudios anteriores se ha llegado a la conclusión de que los niveles de testosterona varían según el país y la raza, e inevitablemente disminuye con la edad.

Seguir leyendo Niveles de testosterona

Falta de deseo sexual o anafrodisia

Su nombre ya lo dice, la anafrodisia es una disminución o falta de deseo sexual. Lo que para muchas personas resulta inconcebible dado que se trata de una fuente de placer, para algunas es una pesadilla porque no saben cómo darle solución. Se estima que una de cada diez mujeres sufre esta disfunción sexual, y de rebote su pareja, de hecho es una de las principales razones por la que las mujeres acuden al sexólogo. Pero ¿tiene remedio, existe algún tratamiento?.

Depende del tipo de anafrodisia, puede que la persona siempre haya sido de un perfil bajo de deseo sexual, o puede que haya ido disminuyendo con el tiempo, o puede que exista una falta de deseo con la pareja pero no con otras personas, o directamente puede que no haya deseo alguno, es decir, ni con la pareja ni con nadie más, simplemente no se le pasa por la cabeza la idea de mantener relaciones sexuales e incluso trata de evitarlas con excusas de todo tipo.

Aunque la mayoría de las veces son mujeres las que pasan por esta situación, hay que dejar claro que la anafrodisia o falta de deseo sexual no es un problema que afecte únicamente a las mujeres, también los hombres la pueden padecer. La causas pueden ser variadas: desordenes hormonales, los efectos secundarios de ciertos fármacos, la falta de descanso, la ansiedad, la depresión, el estrés, la monotonía, problemas afectivos, el descontento con su propio físico o como éste ha cambiado con el paso de los años, miedo al rechazo, etc.

Seguir leyendo Falta de deseo sexual o anafrodisia

Dispareunia o coito doloroso

Las dispareunia o coito doloroso no es un problema sexual exclusivo de la mujer, aunque en la inmensa mayoría de los casos es ella quien la sufre, realmente también los hombres pueden experimentar relaciones sexuales dolorosas. Estas molestias o dolores se pueden dar antes, durante o después del coito, y se deben a causas físicas, pero también psicológicas, como la gran mayoría de disfunciones sexuales.

Uno de los factores que puede conducir a una persona a experimentar coitos dolorosos es su nivel de conocimientos en temas de sexualidad. La mala información, los tabúes, prejuicios o sentimientos negativos suelen provocar comportamientos nada positivos para disfrutar de una relación sexual satisfactoria.

Cuando se trata de factores físicos y el hombre es el que sufre dispareunia, ésta se puede deber a: la fimosis, a infecciones en la uretra o en las vesículas seminales, así como en la próstata o en la vejiga. En el caso de la mujer, las causas más frecuentes son por ejemplo: la falta de lubricación vaginal, las inflamaciones de vulva (vulvitis), de vagina (colpitis, vaginitis), quistes, foliculitis, lesiones traumáticas, inflamación de vejiga (cistitis), inflamación de las trompas de Falopio (salpingitis), endometritis, y endometriosis.

Seguir leyendo Dispareunia o coito doloroso

Soluciones a la Eyaculación retardada

Como comentaba en Eyaculación retardada y aneyaculación, la mayoría de las veces cuando un hombre sufre la eyaculación retardada se debe al estrés, o que cuando hace el amor con su pareja le pueden los nervios por querer quedar bien y complacer a su pareja, lo cual hace que se olvide de disfrutar, de sentir las sensaciones placenteras, aunque también es posible que no esté recibiendo la suficiente estimulación.

El caso es que el estrés y la ansiedad pueden tener influencias depresivas, haciendo que empeore aún más la situación. Algunas de las soluciones a la eyaculación retardada podrían ser la siguientes.

Seguir leyendo Soluciones a la Eyaculación retardada

Eyaculación retardada y aneyaculación

Este tipo de disfunciones sexuales masculinas afectan a algunos hombres y varían según el grado de dificultad que tengan para alcanzar el orgasmo y la eyaculación. La eyaculación retardada, también conocida como anorgasmia masculina, puede estar causada por diversos factores, ya sean la fatiga, el estar tomando alguna medicación o el estrés.

Por ello es importante averiguar con ayuda de un especialista las posibles causas de la anorgasmia. Si no se trata de un problema físico, es posible que a uno lo deriven a un psicólogo, ya que en la mayoría de los casos la eyaculación retardada o aneyaculación se deben a factores puramente psicológicos como el estrés y la ansiedad.

La eyaculación retardada consiste básicamente en que al hombre le cuesta llegar a la eyaculación durante el coito, e incluso durante la masturbación. Su nivel de excitación puede ser alto, pero el orgasmo no llega, y como en el anuncio de las pilas: aquello dura, y dura, y dura…

Por si no lo sabes, te cuento que la eyaculación tiene básicamente dos fases: emisión y expulsión del semen:

  1. En la fase de emisión del semen, el fluido se concentra en la base del pene, esto no viene acompañado de sensaciones especialmente placenteras, pero si es un aviso de que el orgasmo está cerca.
  2. En la fase de expulsión del semen se contraen los músculos del perineo, de ahí que de manera instintiva en ocasiones nos llevemos la mano a esta zona ubicada entre el ano y los testículos… esta fase es la responsable de las sensaciones altamente placenteras que vienen con el orgasmo.

Lo que pasa es que la fase de expulsión es controlada por el sistema nervioso voluntario, por tanto si a un hombre le rondan por la cabeza pensamientos conscientes e inconscientes que interfieren con el proceso, éste puede frenar la eyaculación, dando lugar a la eyaculación retardada o aneyaculación.

Consecuencias de la eyaculación retardada

Cuando un hombre sufre la frustrante imposibilidad de eyacular durante el coito, se genera en él un temor a que se le considere poco hombre, o que le lleve a pensar que su pareja le va abandonar por no ser capaz de complacerla. El hombre con eyaculación retardada suele considerar que la mujer lo valora en buena medida por el nivel de satisfacción que le da su pene, lo cual es absurdo, ya que él no la valora a ella por sus nalgas o sus pechos.

La mujer en cambio puede vivir esta frustración de su pareja con sentimiento de culpa, puede que en el fondo piense que la culpa de que él no eyacule es de ella por no resultar lo bastante atractiva, porque no le excita lo suficiente o porque está haciendo algo mal. También puede pensar que se apagó la llama, o que hay otra; en fin, que puede ser una fuente de problemas si no buscamos soluciones a la eyaculación retardada.