Archivo de la etiqueta: Filias

Hierofilia, el morbo de lo sagrado

Puede que nunca hayas oído hablar de hierofilia, pero quizás en algún momento de tu vida hayas sentido algún tipo de atracción sexual por cosas sagradas o religiosas, se que puede sonar paradójico y que para muchos una monja, un sacerdote, un rosario o un simple cáliz es el anti morbo total. Sin embargo para algunos es un fetiche más, el origen de múltiples fantasías sexuales y placeres prohibidos.

Como muchas otras “filias” o etiquetas para aficiones o tendencias sexuales recurrimos a las lenguas muertas, en este caso hierofilia comparte con palabras como jeroglífico o hierático la raíz griega hierós (ἱερός) que significa sagrado; y por tanto hierofilia se refiere a las personas que sienten atracción por lo sagrado, lo religioso.

Esta afición implica por ejemplo que una persona puede sentir morbo o atracción sexual por lo sagrado, puede desear masturbarse o tener relaciones sexuales en sitios sagrados o durante ritos sagrados como una misa, e incluso en sus momentos de intimidad puede sentir el deseo de emplear crucifijos, rosarios, clériman o disfraces de monja para hacer realidad sus fantasías sexuales.

Seguir leyendo Hierofilia, el morbo de lo sagrado

Cornudo pero contento, el candaulismo

La sexualidad humana es bien compleja, y si a esto sumamos que somos más de seis mil millones de personas en el planeta, pues es normal que surjan todo tipo de gustos, aficiones y parafilias. Hoy vamos a tratar sobre el candaulismo, que algunos considerarán una aberración, mientras para otros es una de sus mayores fantasías sexuales.

Lo de ser cornudo hay quien lo lleva bien y quien no lo soporta, hay quien prefiere saberlo y quien aplica aquello de “corazón que no ve, corazón que no siente”. Pero luego están aquellos que lo buscan, aquellos que desean que su pareja mantenga relaciones sexuales con otros hombres porque esto les excita sobremanera – de ahí lo de cornudo pero contento –.

Lo de ser cornudo es una expresión bastante internacional, en italiano se dice cornuto y en portugués incluso existe la expresión corno manso para aquellos que siendo conscientes de que su pareja les es infiel, lo acaban aceptando. Poner los cuernos es una metáfora de algo que uno lleva o le ponen, pero que uno mismo no ve, en cambio en otros idiomas como el inglés o el francés tenemos las expresiones cuckold o cocu respectivamente, ambas hacen referencia a la hembra del cuco que tiene la mala costumbre de depositar sus huevos en el nido de otro ave.

Seguir leyendo Cornudo pero contento, el candaulismo

Somnofilia

Si alguna vez has sentido el deseo de besar, acariciar, e incluso tener relaciones sexuales con tu pareja mientras ésta dormía, entonces puede que la somnofilia te interese y quieras saber un poco más sobre cómo tener sexo con una persona dormida.

Este juego puede resultar muy excitante para la persona que está despierta, sin embargo el que duerme puede no acordarse de nada, con lo cual una idea sería gravarse en vídeo para que pueda ver todo lo que le has hecho y cómo has ido disfrutando de su cuerpo.

La excitación de practicar la somnofilia sin duda viene dada por el control total que se ejerce sobre la otra persona, el poder acariciar y besar a tu antojo cualquier parte de su cuerpo, el hacer algo prohibido o sin que la otra persona sea consciente.

Algún estrecho de mente insiste en clasificar la somnofilia como una parafilia o desviación sexual, sin embargo, practicado con consentimiento es uno de los juegos o fantasías eróticas más excitantes para muchas personas.

Seguir leyendo Somnofilia

Claustrofilia, el placer por los lugares cerrados

El que siente claustrofilia, a diferencia del que siente claustrofobia, disfruta estando en un lugar estrecho o cerrado, personas que desean estar confinadas y que incluso es algo que les llega a excitar.

¿Nunca te has preguntado al pasear por la calle si el quiosquero no se agobia por pasar tantas horas metido en su quiosco? Lo mismo está acostumbrado, lo mismo no le importa, pero también puede que tenga claustrofilia… – tampoco te pongas a mirar raro a tu quiosquero a partir de ahora 😉 –

A algunas personas el hecho de estar en pequeños lugares cerrados les hace sentirse más seguras, como que controlan mejor el espacio que les rodea, mientras que los lugares abiertos, las habitaciones con techos altos y muchas ventanas les hacen sentirse algo perdidos e inseguros.

Sin duda, algunas de estas personas con claustrofilia llevan estos deseos y placeres al terreno sexual, con lo que podemos encontrar en tiendas especializadas todo tipo de jaulas o bolsas de látex donde confinar a la persona sumisa, o sistemas como la cama de vacío para sensaciones un poco más extremas.

Seguir leyendo Claustrofilia, el placer por los lugares cerrados

Coitolalia, hablar durante el sexo

No todo el mundo lo hace, ni a todo el mundo le gusta, pero es evidente que mucha gente disfruta al hablar durante el sexo (coitolalia). No me refiero a que se pongan a hablar de qué buen día hace o de dónde irán en sus próximas vacaciones, sino a confesiones amorosas, palabras sucias o más bien subidas tono, respiraciones agitadas, así como gemidos, gritos, susurros…

La verdad que no sabría decir si el tema de hablar durante el sexo le gusta más a las mujeres o a los hombres, a ellas las he oído quejarse de que fulanito no habla, que de tan concentrado que está parece que se quedó mudo, o bien que no para de preguntar si va bien o “te gusta, te gusta…?”.

En cuanto a los hombres, pues les he escuchado quejarse un poco sobre lo mismo, les resulta excitante escuchar gemir o jadear, el sentir que estás provocando placer en la otra persona, pero puede resultar desconcertante cuando se exagera demasiado.

Seguir leyendo Coitolalia, hablar durante el sexo