Archivo de la etiqueta: Sexo tántrico

Masaje del Yoni

Si hablamos del masaje del lingam, cómo no íbamos a hablar del masaje del yoni!, ¿o acaso pensabas que las mujeres no disfrutaban también del sexo tántrico?. En España no se había oído hablar del tantrismo – al menos a gran escala – hasta la irrupción de aquella famosa canción de Las Ketchup Tengo un novio tántrico.

En cualquier caso, mientras en occidente inventábamos los vibradores a finales del siglo XIX para aliviar la histeria de las féminas, en oriente se dedicaban a hacer el masaje del yoni, algo bastante más intimo y natural, que consiste en un masaje de la vagina o yoni que contribuye notablemente a la relajación femenina.

El masaje del yoni es muy estimulante para la mujer, pero también para el hombre, no olvidemos que ellos se excitan especialmente a través del sentido de la vista, y el ver que ella se excita hará que despierten sus instintos reproductivos más primarios.

Seguir leyendo Masaje del Yoni

Masaje del Lingam

Lingam o linga es una representación de la deidad inda Shiva, y también ha sido considerado un símbolo de la energía creativa masculina. Con frecuencia se representa junto al Yoni, símbolo de la energía creativa femenina. La unión de lingam y yoni simboliza la unión de lo masculino y lo femenino, y el origen de todas las cosas vivas.

Tanto lingam como Yoni son palabras en sánscrito, una antigua lengua de los brahmanes que aún hoy en día es una de las tantas lenguas oficiales de la India. El masaje del lingam se enmarca dentro de las técnicas tántricas encaminadas al auto control, que nos ayudan a conocernos mejor física, emocional y espiritualmente, dejando el orgasmo como un objetivo secundario.

El objetivo del masaje del lingam no es alcanzar un prolongado y agotador orgasmo, su objetivo es la relajación del hombre, ayudarlo a controlar mejor sus sensaciones y que conecte con su parte más sensible.

Seguir leyendo Masaje del Lingam

Amplexus reservatus o abrazo reservado

Abrazo reservado o amplexus reservatus

Desde hace siglos en el seno de la Iglesia católica se viene debatiendo sobre los comportamientos que son bien o mal vistos dentro del matrimonio. Hasta donde yo conozco la Iglesia condena todo tipo de unión sexual que no tenga por fin la procreación o que de algún modo impida que el semen “llegue a su sitio natural” para fecundar a la mujer.

En esta línea obviamente prohíbe el uso de anticonceptivos como el preservativo, asumiendo los daños colaterales que esto puede llegar a provocar a nivel de salud sexual. En ocasiones se ha debatido y se debate qué prácticas podrían ser consentidas para que dentro del matrimonio hetero la pareja pueda disfrutar de las relaciones sexuales sin arriesgarse a un embarazo no deseado.

Así existe por ejemplo el coitus interruptus, conocido popularmente como la marcha atrás. Sin embargo dada la definición del primer párrafo, esta práctica no es bien vista por la Iglesia ya que en el momento de la eyaculación el hombre retira el pene de la vagina para evitar que el semen pueda llegar a fecundar el óvulo de la mujer.

Jugando un poco con los límites de la legalidad eclesiástica también nos encontramos con el amplexus reservatus o abrazo reservado. Así de primeras suena un poco ambiguo pero la idea es simple, consiste en practicar el coito pero con ciertas reservas: la pareja realiza el coito pero el hombre no llega a eyacular, es decir, no alcanza el orgasmo.

Así de primeras suena bastante frustrante para el hombre, pero permite mantener relaciones sexuales con penetración vaginal más o menos dentro de las normas católicas. De hecho tanto el coitus interruptus como el amplexus reservatus se han empleado durante siglos como método anticonceptivo o dicho de otra manera, como método de control de la natalidad.

Seguir leyendo Amplexus reservatus o abrazo reservado

Tantra y mitos sobre sexo tántrico (Parte II)

Kama Sutra

Como cualquier práctica esotérica, es decir, transmitida mayormente de manera oral, se precisa de un gurú o maestro. Entre otras cosas porque muchos de los textos que han llegado a nuestros días no son manuales a seguir al pie de la letra, sino textos y conversaciones que deben ser interpretados por un experto.

Si te interesa profundizar en la materia, lo ideal es encontrar una escuela o maestro serio, que realmente sepa guiarte. En cualquier otro caso puedes optar también por el yoga para conocerte mejor física y espiritualmente, así como aplicar el sentido común tratando de mejorar la comunicación con tu pareja, y descubriendo nuevas prácticas, nuevas posturas, etc.

Por ejemplo, podéis reservaros unas horas para vosotros con idea de crear un ambiente relajado y estimulante. Algo que incluya velas, música relajante, masajes con aceites de sensuales aromas. Combinar los masajes con caricias y besos, jugar a mantener una mirada cargada de lujuria.

En cuanto a las posturas, podéis practicar algunas de las más comunes, o algunas que encontréis en el Kama Sutra, pero penetrando suavemente y de manera relajada y mejor aún si se combina con contracciones vaginales. Por si no has oído hablar de ello, es algo que se puede ejercitar con ayuda de las bolas chinas y los ejercicios de Kegel.

Las penetraciones lentas ayudan también a los hombres con problemas de erección o a los eyaculadores precoces. Lo más fácil es que la mujer se coloque encima para controlar mejor la situación. En cuanto a las contracciones vaginales, son realmente una experiencia sublime para cualquier hombre, una sensación de cómo si te succionaran u ordeñaran el pene, algunas mujeres son capaces de hacer llegar a un hombre al orgasmo a través de estas contracciones.

Con todo esto ya tenéis bastante material para innovar en vuestras relacione sexuales, sean tántricas o no.

Volver a Tantra y mitos sobre sexo tántrico (Parte I)

Tantra y mitos sobre sexo tántrico (Parte I)

Tantra

El tantra es una tradición esotérica de ciertos países asiáticos tan diversos como China, India o Japón. Hoy en día es por ejemplo una de las tendencias del hinduismo y la práctica principal en el budismo tibetano; sí sí ahí donde los veis tan tranquilos ellos en medio del Himalaya se dedican aprender y practicar el tantra, de hecho se supone que se originó allí hace cientos de años.

En occidente fruto de nuestro modo de vida, siempre con prisas y queriéndolo todo para ya, hemos creado un pequeño monstruo que tergiversa el tantra practicado en los países orientales. Realmente no se trata de unas prácticas orientadas al sexo, o simplemente para conseguir erecciones más prolongadas, ni orgasmos infinitos; el tema es bastante más espiritual y encaminado al auto control.

No obstante, como nos vieron con ganas de esforzarnos por mejorar nuestras aptitudes sexuales lo han catalogado como neotantra, o al menos eso comenta la wikipedia, yo es la primera vez que lo oigo. Así que mejor quitarse de la cabeza que el tantra implica sesiones maratonianas de sexo; se trata de una práctica mucho más profunda y ligada en cierto modo al budismo y al yoga.

Seguir leyendo Tantra y mitos sobre sexo tántrico (Parte I)