Archivo de la categoría: Pintura corporal

Pintura de chocolate

Kamasutra body paint de chocolate

La pintura de chocolate es todo un invento y una de las mayores debilidades para los más golosos. Los fabricantes lo saben y se imaginan que en más de una ocasión has echado mano de un helado de chocolate o de la crema de cacao Nutella™ para convertir a tu pareja en un rico manjar.

Un poco en esta línea y para que resulte más chic o práctico existe la pintura corporal de chocolate, en ocasiones trae un pincel, pero si no lo trae tampoco importa, podemos usar los dedos para ir dibujando formas o escribiendo pequeñas confesiones amorosas.

Algunas de las más conocidas son las líneas de pintura corporal Shunga, Kamasutra body paint y también Colore Moi de Fun Factory; ambas ofrecen una buena variedad de sabores y en el caso de las pinturas de Shunga tenemos un pincelito o pluma que nos ayudará a escribir más fino, pudiendo escribir hasta un pequeño poema sobre el vientre o el pecho de nuestra persona amada.

Seguir leyendo Pintura de chocolate

Pintura corporal de chocolate Shunga

Pintura corporal de chocolate

La pintura corporal es sin duda uno de los grandes inventos de la industria erótica, si a esto además le sumamos que es comestible y de chocolate la cosa promete. No se si alguna vez habréis comprado algún producto Shunga, a mi este botecito de pintura de chocolate me parece de lo más mono, con su pluma y todo.

El chocolate se supone que no es un afrodisíaco, pero es que está tan bueno que provoca usarlo en cualquier juego erótico en pareja. Esta pintura es de hecho bastante azucarada, lo suficiente como para no saber cuando parar. Además tiene el punto perfecto, no es ni demasiado líquida como para que se escurra por todos lados ni demasiado espesa como para que tengamos que usar los dedos, aunque si quieres… why not?

Esta pintura corporal la podéis usar para crear juegos en pareja, por ejemplo que nadie hable, simplemente se escribe sobre el cuerpo del otro las cosas que te gustan de él o ella. También podéis ir pintando corazoncitos por todo el cuerpo o las zonas erógenas e ir devorándolos con pequeños bocados o lamiéndolos con la lengua.

Si queréis variedad os cuento que vais a poder encontrar pintura corporal de múltiples sabores, como por ejemplo a regaliz, vainilla, naranja, plátano o menta. A mí siempre me han gustado los cucuruchos con chocolate y plátano 😉