Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Cáncer de mama y sexualidad

General, Noticias | 0 Comentarios

El diagnóstico de una enfermedad como el cáncer de mama es un acontecimiento que puede generar temores y angustias que deterioran la personalidad. Posteriormente se producen secuelas quirúrgicas que pueden producir trastornos de la imagen corporal, una no está a gusto con su cuerpo y no se siente atractiva, a esto se suman las consecuencias del tratamiento y fácilmente se puede entrar en una espiral negativa que acaba erosionando la sexualidad y la relación de pareja.

A este respecto, se ha publicado en estos días un estudio realizado por la Universidad de Monash en el marco de su Programa para la Salud de la Mujer, lo resultados son bastante contundentes: de las casi 1700 mujeres que participaron por haber sido diagnosticadas y tratadas de cáncer de mama, un 70% reconoció que su vida sexual se había deteriorado notable dos años después del diagnostico.

El caso es que es un ámbito al que históricamente no se le ha dado demasiada importancia, es como que lo peor ha pasado y lo que venga después ya es problema de ella, o intimidades que la pareja debe resolver… Sin embargo es un problema que no es fácil de resolver, requiere de mucho apoyo, comprensión y comunicación, y si con anterioridad esto no existía y además había algún conflicto previo, las consecuencias directas de la enfermedad, de los tratamientos o del impacto emocional que ambas generan, que de por si son bastantes, también pueden contribuir a agudizar las crisis o problemas de pareja.

Existen muchos factores relacionados con el cáncer de mama que puede interferir con la sexualidad del paciente y de su pareja. Síntomas y consecuencias de la enfermedad, como la anemia y la anorexia, pueden provocar debilidad y dificultar la actividad sexual, otras veces los tratamientos utilizados (medicamentos, intervenciones quirúrgicas, radioterapia) pueden producir efectos similares y hasta limitar considerablemente las relaciones sexuales.

La falta de deseo es una de las disfunciones sexuales más complejas, son muchos los factores que pueden provocarlo, y en el caso de las personas que reciben tratamiento, algunos medicamentos antieméticos y opioides elevan los niveles de prolactina haciendo que disminuya la libido. Al faltar deseo puede faltar lubricación vaginal y, como ya sabemos, un coito seco no sólo es incómodo, sino que también puede ser doloroso.

Tras este estudio queda claro que los problemas de disfunción sexual de las mujeres que han sufrido cáncer de mama es algo bastante común, y sin duda consecuencia directa de la enfermedad y su tratamiento. Por tanto, la conclusión del estudio es que las mujeres que han sido diagnosticadas y tratadas necesitan mucho apoyo para mantener su salud y bienestar tras la enfermedad.