Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Cinturones de castidad

Castidad, Prácticas sexuales | 3 Comentarios

Cinturón de castidad

Quizás más de uno asocie este artilugio a la época medieval o el renacimiento, sin embargo los cinturones de castidad, o chastity belt en inglés, nunca cayeron en desuso. De hecho puede que te hayas cruzado por la calle en alguna ocasión con alguien que llevaba uno sin levantar sospechas.

Su origen como comentaba se considera que está en la Edad Media, allá por el siglo XII se comenzaron a fabricar en Italia y debido a las cruzadas su uso se extendió a media Europa, allá donde los pueblos se doblegaban al cristianismo, el clero hacía llegar sus accesorios íntimos…

Así el cinturón de castidad fue adquiriendo nombres como cinturón de venus, cinturón florentino, cinturón de pureza o candado de la pureza – entre otros –. En la Edad Media la castidad dentro del matrimonio tenía connotaciones más bien de fidelidad y por tanto estos accesorios se empleaban para evitar el adulterio. Era por tanto una muestra más de que la mujer era propiedad del hombre, y éste la usaba y controlaba a su antojo.

Castidad y celibato

Hoy en día la castidad la relacionamos principalmente con la abstinencia sexual antes del matrimonio, pero tiene además connotaciones religiosas y morales. Basta con echar un vistazo al diccionario y comprobar su definición.

  • Castidad: virtud de quien se abstiene de todo goce carnal
  • Casto: dicho de una persona que se abstiene de todo goce sexual, o se atiene a lo que se considera como lícito.

Casto además viene del adjetivo latino castus que significa puro, y de hecho en algunas órdenes religiosas existe el voto de castidad, que es obligatorio tanto para los miembros masculinos como femeninos. Sin embargo la castidad y el celibato no es requerido en otras confesiones cristianas, tales como las protestantes.

En general para cristianos, judíos y musulmanes la castidad se identifica con la abstinencia sexual, y está vinculada también con la virginidad. Como ya he comentado en otras ocasiones para ciertas culturas y creencias la virginidad femenina antes del matrimonio es muy importante.

Aunque pueda sorprender para algunas personas la castidad es un comportamiento voluntario a través del cual adquieren un dominio de su sexualidad, logrando la capacidad de orientar el instinto sexual hacia causas más morales ligadas al crecimiento espiritual y corporal.

La castidad voluntaria

Actualmente, aparte de las confesiones religiosas y esotéricas, hay personas que optan por la castidad ya sea de forma habitual o de manera puntual cuando desean llevar a cabo una fantasía erótica. Así, y aunque no son excesivamente conocidos, existen los cinturones de castidad para hombre y mujer.

Afortunadamente ya no estamos hablando de artilugios toscos, incómodos y pesados de antaño. Como por ejemplo los que me he encontrado navegando un poco por Internet, se trata de algunos viejos diseños patentados a finales del siglo XIX en Estados Unidos y que sin duda no tienen desperdicio, al parecer se crearon para evitar las emisiones seminales nocturnas, los pensamientos lujuriosos y la masturbación.

Castidad en el siglo XIX

Hoy en día las cosas han cambiado mucho y podemos encontrar cinturones de castidad con diseños muy atractivos, fabricados en materiales rígidos o semirígidos, que se ajustan perfectamente a nuestra anatomía sin provocar rozaduras ni otras lesiones.