Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Claustrofilia, el placer por los lugares cerrados

General, Prácticas sexuales | 3 Comentarios

El que siente claustrofilia, a diferencia del que siente claustrofobia, disfruta estando en un lugar estrecho o cerrado, personas que desean estar confinadas y que incluso es algo que les llega a excitar.

¿Nunca te has preguntado al pasear por la calle si el quiosquero no se agobia por pasar tantas horas metido en su quiosco? Lo mismo está acostumbrado, lo mismo no le importa, pero también puede que tenga claustrofilia… – tampoco te pongas a mirar raro a tu quiosquero a partir de ahora 😉 –

A algunas personas el hecho de estar en pequeños lugares cerrados les hace sentirse más seguras, como que controlan mejor el espacio que les rodea, mientras que los lugares abiertos, las habitaciones con techos altos y muchas ventanas les hacen sentirse algo perdidos e inseguros.

Sin duda, algunas de estas personas con claustrofilia llevan estos deseos y placeres al terreno sexual, con lo que podemos encontrar en tiendas especializadas todo tipo de jaulas o bolsas de látex donde confinar a la persona sumisa, o sistemas como la cama de vacío para sensaciones un poco más extremas.

Camas de vacío

Las camas de vacío es un sistema de inmovilización extremo, puede ser la peor pesadilla para alguien que sufra de claustrofobia, y a alguno puede que le recuerde a la famosa escena de Star Wars en que Han Solo fue congelado en carbonita. Sin embargo para algunas personas resulta muy excitante el sentirse atrapado en una cama de vacío o el tener a alguien inmovilizado de esa manera.

La cama de vacío o vacubed es un artilugio que consiste por lo general en dos capas de látex, por un lado hay una cremallera de apertura y por el lado frontal una pequeña abertura con una boquilla que permite respirar a la persona inmovilizada. Una estructura de tubos le da su forma rectangular de 1 metro de ancho por 2 de largo.

Pero esto no es todo, a la altura del pubis disponemos de otro orificio más, por el que vamos a poder introducir un juguete sexual, así como los dedos, la mano o el pene. Un invento realmente curioso, fácil de montar y de desmontar, que puede llegar a ser realmente excitante, pero que tendremos que usar con cuidado.

¿Has probado alguna vez alguna de estas camas de vacío, te gustaría probar?