Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Curas efebófilos, no pedófilos

General, Noticias | 1 Comentario

En la iglesia...

Los curas que abusan de menores no son pedófilos, sino efebófilos, es decir personas que se sienten atraídas por adolescentes. Esto es al menos lo que argumentó el arzobispo Silvano Tomasi en un congreso sobre los derechos humanos celebrado estos días en Suiza.

Al parecer esta podría ser la nueva tesis del Vaticano a nivel diplomático para defender o suavizar la gravedad los casos de abusos detectados en diferentes países por parte de miembros de la iglesia Católica. De hecho, no conforme con semejante afirmación Tomasi pasa al ataque dejando caer que estos casos de abusos también ocurren entre protestantes y judíos en mayor o menor medida.

Existe un refrán que le viene como anillo al dedo a este señor: “Mal de muchos, consuelo de tontos”. Es más, resulta que según las investigaciones llevadas a cabo entre un 1,5 y un 5% del clero ha participado en abusos a menores, parece un porcentaje pequeño, pero llevado a la realidad a mi se me antoja considerable.

Por ejemplo si en España actualmente hay más de 20.000 sacerdotes estaríamos hablando de más de 1.000 que podrían estar presos por abusar de menores. Pero vamos, que según Tomasi desde hoy podemos dormir más tranquilos ya que no se trata de pedófilos sino efebófilos.

¿Cuál es le diferencia entre pederasta y pedófilo?

Para el que se confunda con alguno de los términos que he mencionado aquí adjunto el significado:

Efebófilo: una persona adulta que siente una atracción erótica o sexual hacia adolescentes.

Pedófilo: una persona adulta que siente una atracción erótica o sexual hacia niños o adolescentes.

Pederasta: una persona adulta que abusa sexualmente de niños.

Este último, pederasta, resulta controvertido, ya que pederastia también es un sinónimo de sodomía o sexo anal, lo cual no necesariamente tiene vinculación con los abusos de menores. En cuanto a la efebofilia y la pedofilia, también conocida como paidofilia, pues realmente en castellano no hay gran diferencia, es más bien un simple matiz según la edad del menor.