Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Descubren un club de sado en un tranquilo pueblo de Inglaterra

General, Noticias | 2 Comentarios

algunos de los articulos para sado confiscados

Está claro que cierto tipo de negocios no se pueden anunciar con un cartel fuera de casa, aunque también es cierto que lo que uno menos se podría imaginar es que en el tranquilo pueblo de Lee Mills, en el condado de Devon al sur de Inglaterra, iban a descubrir un refugio para aficionados al sadomasoquismo y otras prácticas fetichistas.

Sucedió el pasado viernes 26 de febrero, cuando la policía alertada por los inquietos vecinos decidió averiguar qué pasaba en aquel chalet adosado de Lee Mills. Cual fue su sorpresa cuando pudieron acceder al interior de la vivienda y ver a qué se debían aquellos sonidos extraños…

A priori pensaban que se trataba de un burdel ilegal, y que tendrían que entrar por la fuerza, de hecho aparte del despliegue policial habían traído un ariete para derribar la puerta. Su sorpresa fue cuando el primer policía vestido de paisano fue a llamar al timbre, sin mayor problema le invitaron a entrar creyendo que era un cliente que tenía cita.

practicando sado

La primera planta de la casa había sido acondicionada para llevar a cabo todo tipo de prácticas sadomasoquistas y fetichistas, de hecho hasta contaban con un completo estudio de grabación con el que posiblemente realizaban vídeos de contenidos amateur o casi profesional.

Aparte del equipo de grabación había más de un centenar de accesorios como látigos, fustas, palas de madera, pinzas para estimular pezones, máscaras de gas, juguetes eróticos, esposas, grilletes, disfraces militares, etc. vamos, el sueño de todo aficionado 🙂

Pero eso no es todo, el chalet contaba con cuatro habitaciones, y la más pequeña de ellas la habían habilitado como calabozo, donde había asientos para bondage con correas, así como máscaras y aún más accesorios para este tipo de prácticas.

Al parecer los actuales inquilinos llevaban viviendo ahí desde el pasado mes octubre, durante este tiempo los vecinos no entendían a qué se debía el ir y venir de gente, ni la presencia de tantos coches, de hecho en ocasiones se formaban atascos a la entrada del pueblo.

Finalmente arrestaron a tres personas, un hombre de 38 años de la localidad, y dos muchachas de 21 y 24 años de edad de Plymouth, posteriormente todos han sido puestos en libertad bajo fianza y por desgracia para ellos todo el material del club de sado ha sido confiscado por la policía, lo mismo lo usan ahora en la comisaria para interrogar…

Lo más rocambolesco de la historia es que durante el registro apareció un hombre que atravesó todo el dispositivo policial hasta llegar a la casa y tocar al timbre, venía para su sesión de sado! Supongo que se pensaba que todos esos hombres con porras y esposas eran parte del show.

Los vecinos ahora se ríen, pero en principio lo pasaron mal con tanto grito, está claro que uno a veces no sabe lo que ocurre ni a la vuelta de la esquina.

Fuente