Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

La ducha anal es una práctica muy recomendada, por no decir obligatoria, a la hora de practicar sodomía, fist, besos negros o cualquier otra práctica sexual donde se vea involucrado el recto. Las duchas anales o enemas se vienen practicando desde hace siglos, bien con fines médicos o bien para lo que hoy nos ocupa: las relaciones sexuales.

Básicamente consiste en introducir agua tibia y limpia en el recto, que a continuación expulsaremos, de manera que eliminemos todos los posibles restos que puedan haber en el recto para así evitar sorpresas durante el sexo. No es recomendable emplear jabones, ya que aún siendo neutros pueden irritar la zona, y destruir la mucosa que lo protege de manera natural.

Uno de los métodos más sencillos y económicos que podéis encontrar son las peras para ducha anal. Consisten en un pequeño deposito de agua y una jeringa plástica que debes lubricar para facilitar el acceso. Algunas incluyen un pequeño accesorio para realizar igualmente duchas vaginales.

Las podéis encontrar desde 9 euros, pero para ver más modelos os recomiendo echar un vistazo a la sección de Higiene Intima de Coompra.