Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

El virus del papiloma humano y el cáncer

General, Sexualidad | 0 Comentarios

Cáncer de cervix fruto del VPH

Los virus del papiloma humano resultan difíciles de combatir, son más de un centenar los que se conocen y aunque existen vacunas para prevenir el VPH, éstas no son efectivas contra todos los tipos de virus conocidos; además se enfocan únicamente en algunos de los que son considerados de alto riesgo.

La relación entre la infección por virus del papiloma humano y el cáncer no es directa, sólo una décima parte de los virus que se conocen son capaces de evolucionar hasta este punto, llegando a provocar cáncer de ano, vulva, pene o de cuello de útero. Pero sí que se considera al VPH la causa principal de cáncer cervical, también conocido como carcinoma del cuello uterino o simplemente cáncer de cuello de útero.

Un dato dramático permite hacerse una idea: en 2007, aproximadamente 11.000 mujeres en Estados Unidos fueron diagnosticadas con este tipo de cáncer y aproximadamente 4.000 murieron a causa del mismo. A nivel global, más del 80% de los cánceres de cuello de útero se producen en países subdesarrollados, afectando a cerca de medio millón de mujeres anualmente, y cobrándose 250.000 vidas.

En el caso de España, la incidencia de cáncer de cuello de útero se estimó en 8 casos por cada 100.000 mujeres. Y aún con todo eso realmente es un porcentaje muy pequeño, dado que es una infección muy extendida, por tanto no se trata de crear alarma social pero si de concienciar sobre la existencia de un virus que puede ocasionar graves consecuencias.

Tratamiento para la infección por VPH

Es triste decirlo, pero actualmente no hay una cura médica para la infección por los virus del papiloma humano, únicamente se pueden combatir las lesiones y verrugas causadas por estos virus a través de la cirugía y los medicamentos, pero eliminar las verrugas no implica que acabemos con la infección.

En cuanto a la prevención, pues existen las ya mencionadas vacunas, aunque tienen sus limitaciones. Y sino pues el único método sería la abstinencia sexual o mantener relaciones sexuales sólo con personas que sepamos que no están infectadas, pero esto es realmente complicado de saber ya que muchas veces el propio infectado desconoce que lo está y ni si quiera muestra síntomas.