Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Errores a evitar en San Valentín

Eventos eroticos | 0 Comentarios

Una año más toca San Valentín, aunque a algunos no les gusta, lo cierto es que la mayoría lo celebra con mayor o menor entusiasmo. En este artículo comentamos los errores a evitar en San Valentín.

Algunos puede que anden perdidamente enamorados y vean esta celebración como la ocasión perfecta para demostrar lo que sienten, y otros en cambio puede que vean demasiado ñoño u hortera tantos corazones, cupidos y flores.

Esto es quizás lo que uno siente, ¿pero qué piensan las mujeres de San Valentín?. Realmente si haces caso al pie de la letra a afirmaciones como “paso de San Valentin”, “ni se te ocurra regalarme nada” o “San Valentín es puro marketing”, puede que acabes trasquilado. Ella puede verbalizar esta opinión pero en su fuero interno, en mayor o menor medida, quiere que tengas un detalle con ella. De hecho más de una usa San Valentín como una prueba para ver qué tan interesado estás en ella.

¿De veras te quieres arriesgar a ser virtualmente destripado el 15 de febrero en su charla entre mujeres sobre qué le regalaste o qué hiciste?. Hoy hemos recopilado ocho errores que nos pueden llevar a meter la gamba:

No hacer nada el Día de San Valentín

El no hacer nada el Día de San Valentín puede ser una actitud moderna, anticapitalista, o como se quiera interpretar, y aunque ella sea de la misma opinión es probable que las parejas de sus amigas no lo sean, muchos de ellos sucumbirán, y la mayoría planeará una velada especial o hará un regalo romántico, cuando esto llegue a sus oídos se preguntará por qué tú no has hecho nada de eso… “¿es que ya no te importa?”, y entonces tú piensas “pero si tú no querías hacer nada…” – ¡error! –.

Hay que celebrar el 14 de febrero

Pues la verdad es que no hace falta que sea el mismo 14 de febrero. Si cae en semana puede ser un problema, y más cuando cae en lunes porque cierran muchos restaurantes. Celebrarlo antes puede aumentar el factor sorpresa y evitar la saturación en determinados lugares o la extraña situación de estar en un sala de restaurante llena de parejas.

Estáis ahorrando para otro viaje, así que nos saltamos San Valentín

Volvemos al primer punto, a ver, si estás ahorrando o no te llega el dinero debes saber que no hace falta organizar algo caro. Simplemente hay que echarle un poco de imaginación y explotar nuestra vena romántica: ¿Qué tal un picnic con su comida favorita? o ponte el delantal y echa un vistazo a nuestras ideas de cocina erótica.

Lleváis poco tiempo, así que sería excesivo regalar algo

Imagino que como en las pelis de Hollywood te cuesta horrores decir “te quiero”. Si llevas poco tiempo saliendo con esa persona preferirías no andar regalando corazones que lo pregonen a los cuatro vientos. ¡Volvemos al punto uno!, es decir, no hace falta hacer un gran regalo ni una gran demostración de amor, pero al menos un detalle que le haga ver que muestras interés o hacer alguna actividad divertida.

La cena de San Valentín es fundamental

La cena de San Valentín es todo un clásico y por tanto no especialmente original. Por no hablar de lo complicado que puede resultar conseguir una reserva en el restaurante deseado. En su lugar, puedes hacer algo más original como reservar una sesión de masajes, un spa, o ver si hay algún evento especial y original por esas fechas en tu ciudad.

Los bombones y las flores son buenos regalos de San Valentín

Si la cena era un clásico, esto es peor aún y raya la horterada combinada con el mínimo esfuerzo. Ten presente que ella le va a contar a sus amigas lo que le has regalado, y ellas harán lo propio. Por tanto, ¿crees que puedes competir con tus bombones y las flores? Busca algo más original y personal.

El regalo tiene que ser cursi o romántico

Seamos francos, las películas románticas en su mayoría tienen poco que ver con la realidad, la mayoría no tiene tanta creatividad como para escribir su propio poema, ni el talento como para cantar una bonita canción el día de San Valentín. Si no te gustan los regalos cursis o románticos, no te preocupes, puedes escoger cualquier otro tipo de regalo, algo divertido e incluso algo que podáis disfrutar juntos, por ejemplo un libro sobre masajes eróticos o algo más explícito como un ejemplar del Kama Sutra.

Hay que comprar un regalo caro

Cada uno tendrá su opinión al respecto, pero porque sea más caro no tiene por qué ser mejor. A veces un pequeño regalo con un gran significado puede tener un valor incalculable, además permanecerá en su recuerdo largo tiempo.

Si lleváis poco tiempo saliendo puedes optar por algo divertido y original. Podéis celebrar San Valentín a vuestra manera, planear algo, aunque sea una salida al cine y una cena, un concierto, una obra de teatro o un monólogo divertido, una excursión a algún sitio bonito o con vistas. Lo que sea, pero que os permita disfrutar juntos y le haga ver a tu pareja que le dedicas el día.