Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Ftalatos y juguetes eróticos

General, Noticias | 0 Comentarios

Si hace algunas semanas los alemanes crearon una alarma injustificada sobre los pepinos españoles, dando lugar a un hundimiento de su venta a nivel internacional, ahora parece que le toca a los vibradores y los juguetes eróticos en general, nuevamente se confunde a la población y se siembra el miedo sin pruebas sólidas.

La inmensa mayoría de la población jamás ha oído hablar del ftalato, en inglés phthalate, sin embargo de la noche a la mañana surge con fuerza en Dinamarca y Alemania un movimiento que alerta sobre el “gran peligro” que supone este compuesto químico, y sin rubor alguno son capaces equiparar sus efectos a los peligros de la energía nuclear.

Lo curioso es que a los grupos ecologistas centroeuropeos ahora les de por atacar a los juguetes eróticos, cuando el ftalato se emplea en todo tipo de artículos, desde productos de belleza como cremas, perfumes y champús, a recipientes de plástico para la comida, recubrimientos de vinilo, o equipamiento médico.

Los ftalatos son sustancias que se suelen añadir a los plásticos para aumentar su flexibilidad y elasticidad. Dado que sus efectos nocivos no están totalmente demostrados, la autoridades sanitarias lo que hacen es limitar su uso en juguetes para niños, como medida preventiva, y recomendar a los fabricantes el uso de otros compuestos.

Efectos de los ftalatos

¿Pero de qué clase de efectos nocivos estamos hablando? Pues según diversas investigaciones realizadas desde 2005, los ftalatos afectarían al sistema endocrino de los bebés varones, dando lugar a anomalías genitales, como pueden ser una menor distancia entre el ano y los genitales, una características más propia de las mujeres que de los hombres.

En general la mayoría de efectos apuntan a una cierta feminización del varón, ya no sólo en aspectos físicos, sino también en su comportamiento.

Otros estudios han tratado de asociar los efectos de los ftalatos a partos prematuros, cánceres (lo cual está prácticamente descartado), y todo tipo de enfermedades, sin que se haya podido demostrar nada de forma irrefutable. De hecho, a día de hoy, la comunidad científica no tiene del todo claro si estos compuestos son nocivos, y actúan más por precaución que a ciencia cierta.

Por su parte, los fabricantes de juguetes eróticos llevan años optando por materiales que no emplean ftalatos, como pueden ser los juguetes hechos con silicona de grado médico, un material que se emplea en equipamiento médico a la hora de hacer operaciones de cirugía y que por tanto ofrece unas garantías de seguridad muy elevadas.

En resumen, la recomendación que podemos hacer a los que quieran comprar juguetes eróticos con total tranquilidad, es que se fijen en los ingredientes o materiales empleados en la fabricación del producto, muchos de hecho especifican que no contienen ftalatos o phthalates, también conviene descartar aquellos cuyo olor al desembalarlos resulte desagradable o huela a productos químicos, lo ideal son productos sin olor e hipoalergénicos, ya que los vamos a poner en contacto con zonas sensibles de nuestro cuerpo.