Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Haciendo el amor con esposas

Esposas y grilletes, General | 5 Comentarios

esposas para bondage

En otras ocasiones hemos hablado de accesorios para bondage como las mordazas, los inmovilizadores para la puerta e incluso los sillones para bondage. Esta claro que nos faltaba una pieza clave, las esposas y grilletes, ¿te ves haciendo el amor con esposas?.

Es uno de los accesorios más básicos, y por ello existe una gran cantidad de modelos, desde las más baratas que emulan las esposas metálicas de policía, que incluso podemos encontrar forradas o con plumas en colores nada discretos como el amarillo o el rosa y con diseños tan kitsch como leopardo o león; hasta las más caras que suelen adquirir los apasionados del bondage y rondan los 60€ e incluso más.

Curiosamente cuando hablamos de esposas para juegos eróticos, la mayoría asocia las esposas para atar a la cama, pero paradójicamente hoy en día no todos cuentan con un cabecero en su cama, así que tenemos un pequeño problema…

Nuevamente los fabricantes de productos nos toman la delantera, y es por esto que existen todo tipo de kit para inmovilizar, desde el ya mencionado para atar a la puerta, a otros sistemas de correas que se pasan por debajo del somier de la cama, otros que se fijan con ventosas y algunos que no requieren sujeción de ningún tipo, simplemente te inmovilizan en una determinada postura.

En cuanto a los grilletes, el equivalente de las esposas para los pies, pues se suele emplear menos, pero también es que realmente con las mismas esposas podríamos sujetar los tobillos, así que es tontería andar diseñando uno específico… lo más habitual es verlos dentro de los kit para bondage o para inmovilizar.

Por tanto, si quieres unos grilletes o unas esposas para jugar con tu pareja, te aconsejo que antes eches un vistazo, busques y compares, porque hay una gama muy amplia de artículos, y no todas son metálicas, existen también esposas hechas con cuerdas, con cuero, con perlas, en satén, etc.

¿Pero y una vez que las tienes? Quizás no se te ocurren muchas cosas para hacer con ellas, pero si que dan mucho juego:

Por ejemplo tenemos al amigo de la foto de arriba, seguro que ese día se lo pasó bien… Es muy buena idea combinar unas esposas con un antifaz, por el morbo de tener a una persona sumisa, a tu merced para hacerle lo que quieras sin que pueda defenderse. También es muy excitante para la persona inmovilizada, sobre todo en el caso de tener los ojos tapados, porque no sabes lo que te van a hacer, tus sentidos se agudizan y te vuelves más sensible a los estímulos.

Con unas esposas se puede jugar a montar una fantasía erótica de un secuestro, o una historia policíaca, o tener tu propio esclavo; depende del grado de sumisión que le quieras dar a la historia. También las puedes usar simplemente para que no te toque, por lo general la inmensa mayoría son muy de meter mano cuando se excitan, ¿pero y si no pueden?… pues más se excitan 😉

Y por supuesto, tanto antes como durante los juegos, la idea de estar haciendo el amor con esposas puestas puede ser muy excitante, sobre todo en determinadas posturas. Por ejemplo puedes sentar a tu chico en una silla, con las manos esposadas a la espalda y hacerle el amor a horcajadas o sentada de espaldas a él, meneando tus caderas entre sus muslos y sin él poder usar sus manos.

¿Alguna vez has hecho el amor con esposas? Si te gustaría hacerlo ya sabes por donde empezar y si ya lo has hecho y quieres dejarnos alguna idea o comentario, más abajo lo puedes hacer.