Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Juegos sexuales para los más atrevidos

General, Tiendas eróticas | 0 Comentarios

En estos días de carnaval podemos ver por la calle y en todo tipo de fiestas a gente disfrazada con máscaras y disfraces, a cada cual más divertido o erótico, con los que dan rienda suelta a sus ganas de diversión y a sus pasiones, en ocasiones ocultas durante gran parte del año.

De máscaras y pasiones ocultas también saben los aficionados al bondage, el sado y otros juegos sexuales que hasta hace unos años eran cosa rara, pero que con Internet se han ido normalizando al permitir ponerse en contacto y comprar con total discreción.

Hay muchos a los que el sexo sin más les sabe a poco, y lo que buscan en esos momentos íntimos es hacer realidad alguna fantasía, como por ejemplo poder tomar el control o por el contrario someterse sin miramientos a las ordenes y castigos de otro.

Hay quien se excita mucho al ser inmovilizado de pies y manos, o al ser privado de la visión por una capucha o antifaz, e incluso del habla al tener una mordaza que le obliga a guardar silencio o que reprime sus gritos y gemidos.

Para todo este tipo de fantasías siempre se necesitan al menos dos personas, y aunque a más de uno le pueda sorprender, lo cierto es que cada vez más personas se animan a experimentar con estos juegos. Si no sabes por donde empezar, lo ideal es comprar un kit de bondage, donde nos suelen incluir lo necesario para dar nuestros primeros pasos.

Otros juguetes sexuales de cuero y con correas, que también tienen muchos adeptos, son los arneses, y no solo para parejas de mujeres, también las parejas heterosexuales se aventuran a hacer realidad la fantasía de que sea la mujer la que penetra al hombre analmente, una práctica también conocida como pegging, y que sin duda miles y miles de hombres anhelan, no necesariamente por tendencias homosexuales, sino por el mero hecho de disfrutar de una penetración anal, y que sea una mujer la que lo haga.

Y hablando de juguetes anales y de penetrar a los hombres, cómo no mencionar los estimuladores de próstata, un juguete sexual que cada vez más hombres adquieren justamente para disfrutar del placer que les produce una penetración anal, y el masaje prostático que estos proporcionan.

Aunque realmente juguetes anales hay muchos, desde los clásicos consoladores, pero con formas y relieves especialmente diseñados para dar placer por detrás, a las bolas anales y los plug anales, que tienen cierto parecido al funcionamiento de los estimuladores de prostata, pero con formas diferentes, por ejemplo emulando penes o hechos en metal y rematados con brillantes.

Eso si, para todo este tipo de prácticas donde se ve involucrado el ano, conviene utilizar algún tipo de lubricante, pero olvidate de la mantequilla… lo suyo es comprar un lubricante sexual a base de silicona, son los que más duran y los que mejor evitan que la fricción pueda resultar molesta o dolorosa.