Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

La Cobra de Fun Factory, opiniones

General, Masturbadores | 6 Comentarios

Si sueles leer nuestro blog erótico es probable que hayas oído hablar de Cobra Libre, un novedoso juguete erótico para hombres, un masturbador que rompe los moldes en cuanto diseño, y que emplea nuevos medios para hacer que un hombre llegue al orgasmo, ¿o acaso has probado un masturbador masculino que te haga eyacular sólo con vibraciones?

Digamos que con este nuevo juguete erótico Fun Factory entra en el mercado de los masturbadores masculinos con la cabeza bien alta, han conseguido que un hombre llegue al orgasmo de la misma manera que una mujer, sin siquiera provocar la fricción de la penetración, simplemente haciendo vibrar el glande.

Una vez más me he tenido que quitar el mono de trabajo y hacer de cobaya por vosotros, he venido probando en los últimos días el masturbador Cobra Libre para hoy poder compartir mis opiniones e impresiones.

Cobra libre, un masturbador diferente


No me voy a explayar en las bondades técnicas del juguete, para todos esos detalles te recomiendo leer el artículo Masturbador Cobra Libre, hoy me centro más en la experiencia y mi opinión después de pasar unos momentos íntimos con este bicho 😉

He de reconocer que desde la primera vez que lo vi en Berlín su aspecto me chocó, no tenía forma de vagina, ni de ano, ni de boca, ni tan siquiera la más mínima textura… simplemente se veía una cavidad poco profunda y totalmente lisa, no entendía muy bien cual era el concepto. Me explicaron cómo funcionaba y aún así seguía un poco escéptico, realmente no se parecía a nada que hubiera visto.

Me contaron que habían estado más de dos años investigando y haciendo pruebas, a mi me pareció que aquello era demasiado tiempo invertido para tan poca cosa, cual ha sido mi sorpresa estos días atrás al poner a prueba el masturbador Cobra libre…

Como masturbarse con la Cobra de Fun Factory

La idea es, una vez que la batería está totalmente cargada y nuestro pene en erección o en semi erección, que coloquemos nuestro glande en el interior del masturbador, tiene una cavidad curva de unos 7 cm de profundad, es flexible pero no elástica, por tanto, son sólo siete centímetros de profundidad, lo justo para envolver el glande, el frenillo y poco más.

En cuanto ponemos en marcha el Cobra se comienza a sentir el hormigueo típico de un vibrador, hasta ahí normal, pero entonces uno puede ir aumentando la intensidad de vibración e ir pasando por los diferentes patrones de pulsaciones que tiene programados, con una mano sujetas el masturbador y con la otra puedes tocar o agarrar tu pene, enseguida notas como las vibraciones recorren todo el falo.

Conforme pasan los segundos y los minutos este hormigueo se hace más y más placentero, es como si estuvieras en ese momento anterior a la eyaculación pero durante varios minutos. El caso es que si aumentas la intensidad notas como se acerca el momento y si las bajas todo ocurrirá más despacio, entre tanto tus piernas se mueven casi de manera refleja por las sensaciones de placer, es realmente una manera diferente de masturbase.

Finalmente, cuando el momento final se acerca puedes probar a aumentar a tope, o bajar a los ritmos más bajos, ambos resultan muy placenteros a su manera, dependiendo de cómo coloques el masturbador verás como comienza a caer el semen por tu pene al llegar el orgasmo o también puede que se quede en el interior si lo colas hacia ti.

La primera vez lo vas a flipar un poco, sobre todo si nunca has probado un masturbador de este tipo, te quedarás con cara de bobo pensando: “¿y el mete-saca? Wow… increible”. En las sucesivas es cuando uno comienza a experimentar aún más con los diferentes modos de vibración, la manera de colocarlo, etc.; porque por ejemplo puedes probar a sujetar el Cobra entre tus muslos lo que te deja las manos libres… pero no te lo recomiendo mucho porque las vibraciones se disipan bastante en las piernas.

En fin, si te da por comprar un Cobra libre ya me contarás tus opiniones, personalmente y a pesar de su precio, creo que merece la pena, no se trata de un masturbador de un sólo uso, sino que cuenta con baterías recargables que nos permiten usarlo cientos de veces… realmente vale la pena la inversión 😉