Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

maison-close

La maisons close, también conocida como casa di tolleranza en italiano o simplemente burdel en castellano son lugares donde las mujeres durante se siglos han ofrecido sus servicios a hombres dispuestos a pagar por ellos y con ganas de divertirse.

Y a pesar de que muchos dan por hecho que la prostitución es la profesión más antigua de la historia, parece ser que el origen de los burdeles está en la antigua Grecia, donde en las zonas portuarias abrieron los primeros locales para prestar servicio a los marineros. Posteriormente en Roma uno se refería a la prostituta como lupa (loba) y de ahí viene el término lupanar que es un sinónimo bastante más discreto que burdel o cualquier otro que se nos pueda ocurrir.

Hoy en día este tipo de locales están prohibidos en algunos países de Europa como por ejemplo Alemania, Austria u Holanda; en otros como Suecia o Noruega está totalmente prohibido y en la gran mayoría simplemente no está regulado.

La lencería erótica de Maison Close

Tampoco me voy a ir por las ramas, porque de lo que hoy se trata es de Maison Close, una marca francesa de lencería erótica y divertidos accesorios para nuestros juegos en pareja. Si bien la colección aún no es muy extensa, encontramos interesantes conjuntos de lencería con bordados, transparencias y en ocasiones aberturas, para los que disfrutan haciendo el amor con la lencería puesta.

Si nunca lo has probado no dejes de hacerlo. La lencería abierta da mucho juego, en ocasiones es totalmente abierta, pero también puede disponer de discretas aberturas que tenemos que descubrir para poder llegar con nuestros dedos o lengua a pezones y zonas más íntimas.

En cuanto a accesorios, Maison Close nos propone una serie juguetes como reglas, esposas, máscaras y plumeros con los que poder castigar y torturar a nuestra pareja. Personalmente me recuerda bastante a los productos de la marca barcelonesa Bijoux Indiscrets de la que he hablado en anteriores ocasiones.

Si un lupanar o Maison Close era un lugar de perdición y libertinaje, porque no convertir vuestra alcoba en un refugio donde dar rienda suelta a vuestros deseos carnales con ayuda de la lencería erótica.