Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Niveles de testosterona

General, Sexualidad | 0 Comentarios

La disfunción sexual masculina está claro que no es un tema baladí para las grandes empresas farmacéuticas, cientos y cientos de millones se han dedicado a investigar y desarrollar métodos que ayuden al hombre a alcanzar y mantener la erección, así como a estimular su deseo sexual aunque el paso de los años sea implacable.

Los tratamientos con testosterona no son nada nuevo, y de hecho han ganado bastante popularidad en los últimos años, sin embargo no son pocos los escépticos que lo consideran una solución inapropiada para un gran número de casos, e incluso demasiado costosa para los resultados que se obtienen.

Un nuevo estudio evidencia que los niveles hormonales de los hombres pueden variar un poco sin provocar problemas sexuales como la impotencia o la disminución del deseo sexual. De hecho en estudios anteriores se ha llegado a la conclusión de que los niveles de testosterona varían según el país y la raza, e inevitablemente disminuye con la edad.

En este nuevo estudio que financió la farmacéutica alemana GlaxoSmithKline lo que se hizo fue retomar los datos de un estudio anterior con hombres mayores y de mediana edad en riesgo de desarrollar cáncer de próstata. En dicho estudio participaron más de 8000 hombres a los que se les sacaron muestras de sangre y se les pidió que completaran un cuestionario sobre sus aptitudes sexuales.

Al final resulta que sólo 1 de cada 5 hombres estaba por debajo del umbral establecido por muchas empresas farmacéuticas, que es 300 nanogramos por decilitro de sangre, y en cambio 2 de cada 5 sufría algún problemilla en algún área de su vida sexual.

El problema de base es que no se sabe a ciencia cierta cuales son los niveles de testosterona apropiados, por tanto resulta un poco absurdo que nos receten testosterona cuando no está claro si nuestros niveles son bajos o normales. Lo único en lo que parecen estar de acuerdo es que si los niveles de testosterona son muy bajos si que puede afectar a nuestro organismo y enfriar nuestro deseo sexual.

La conclusión fue que necesitamos menos testosterona de lo que se pensaba para “funcionar” bien sexualmente, de hecho la mayoría de hombres con problemas de erección realmente no tienen problemas hormonales, sino que más bien podrían estar ligados al estrés, a una alta presión arterial, a la obesidad o simplemente a la vejez, dado que a menudo viene acompañado de síntomas como la fatiga, la depresión, la pérdida de fuerza muscular y de densidad ósea.

Es más, se ha demostrado que muchos hombres que no sufren de sobrepeso pueden pasar por estos baches en algún momento de su vida y, tal como vino, la disfunción eréctil puede desaparecer.