Bondage para principiantes

En el bondage para principiantes, una máscara o una corbata y unas esposas pueden ser lo imprescindible, si os gusta la experiencia, siempre podemos explorar un poco más y descubrir todo el abanico de productos eróticos que existen para practicar bondage.

Este artículo surge un poco al hilo del éxito que sigue teniendo la saga Cincuenta Sombras, donde Christian Grey y la estudiante emplean juguetes eróticos tan sencillos como unas esposas, una máscara o unas bolas chinas, así como un complemento tan a mano como una corbata.

Apuesto a que muchos ya habéis puesto en práctica algunas situaciones del relato, y muchos habréis dejado volar vuestra imaginación y ahora os estáis planteando ser más atrevidos, comprando algunos de los artículos que hoy vamos a comentar.

Está claro que un poco de bondage siempre puede ser el ingrediente perfecto para un encuentro sexual diferente, fuera del habitual intercambio de besos y caricias. Pero quizás te preguntes por dónde empezar, si aún no se lo has comentado a tu pareja, te recomiendo que leas el post Mitos sobre el bondage, para rebatir sus argumentos en contra 😉

Es normal que tu pareja pueda tener reticencias, en cuanto se habla de bondage la mayoría lo asocia a prácticas extremas, lo asocian a dolor y sufrimiento, y personas que se les ha ido un poco la cabeza. La realidad es que cada uno marca hasta dónde quiere llegar y qué desea probar.

Lo primero será decidir quién será el subordinado, la persona dominada, y quién será el dominador, el que diga qué y cuando se deben hacer las cosas.

Los accesorios a emplear pueden ser una corbata, un pañuelo de seda, o alguna máscara que nos permita bloquear la visión.

Puedes hacer que tu pareja se desnude y se tape ella misma los ojos, hay que poner firme a los súbditos desde el primer momento. A continuación le puede pedir que se siente o se tumbe en la cama.

Si quieres hacerlo más real y excitante, puedes buscar una cuerda o algo que se sirva para inmovilizar sus manos, lo ideal es tener unas esposas, pero si eres principiante es probable que aún no las hayas comprado.

Una vez inmovilizado, puedes empezar a «abusar». Usa tu lengua, tus labios, tus dedos, o incluso tus pies (hay mucho fetichista de los pies y los tacones). También puedes usar tejidos o un plumero para realizar suaves caricias, e incluso para hacer cosquillas, si las tiene.

Si eres un principiante en bondage puede que no tengas nada con qué azotar, así que para empezar puedes usar tu mano, ve poco a poco para ver si le gusta, quizás el primer día le choque un poco, pero por raro que parezca, al cabo del tiempo los azotes resultan estimulantes.

Si quieres llevar las cosas a un nivel superior, puedes probar a taparle la boca, siempre y cuando no tenga problemas de respiración. Hay iniciados en el bondage que acaban comprando una mordaza, pero son parejas donde hay confianza, no se te ocurra sacarle algo así a tu nueva pareja o saldrá corriendo.

Quizás estes pensando, ¿existe algún pack de productos de este tipo?. Efectivamente, varias marcas con idea de ahorrarte tiempo y dinero venden kit de bondage para principiantes e iniciados que les gusta tener de todo. Hay opciones para atar a la puerta, a la cama, o a una silla, así como toda clase de complementos para inmovilizar a tu pareja.

3 comentarios en “Bondage para principiantes

  1. Muy bueno el artículo bien inicial y bien llevado felicitaciones! Solo un par de críticas constructivas si me permites Regis:
    Algunas cosas no tienen que ver con otras, osea el ballgag para la boca se suele asociar al bondage, pero puede ir independiente del mismo y una técnica per se. Lo mismo con los azotes. Son técnicas que se asocian pero que pueden ir perfectamente independizadas y/o combinadas con otras.
    Esposas para bondage NO recomiendo para el principiante; lastiman las muñecas (salvo que vengan recubiertas) lo mejor es empezar con un pañuelo de seda por ejemplo y fácilmente desatable que no se trata, por ahora, que cueste sacar los implementos (siempre hay que pensar en un percance); el azote con las manos esta bien para empezar y habría que decir que lo mejor es empezar por las zonas seguras, nada de huesos ni arterias ni órganos internos que se puedan lesionar, lo mejor es el trasero por su abundante reserva de tejido adiposo. La mordaza también se puede usar un pañuelo, chalina o bufanda, pero es una técnica más avanzada pues requiere suma confianza y acuerdos en señas para la seguridad de la sesión. Eso me lleva al último punto:
    Palabra/s de seguridad: son las palabras que puede hacer uso la parte sumisa para indicarle al Dominante que ya el dolor es demasiado o que no la está pasando bien y que obviamente no van a ser las «lógicas» como «párate, espera, ya, no, etc» sino algo disociado como «flor» porque luego la idea puede ser que justamente la sumisa diga «NO me hagas eso…» pero en el fondo si quiere jajajaj ribetes del BDSM
    En fin, hay que leer mucho para empezar a sesionar y las tres reglas de oro del BDSM, SSC (Sano, Seguro y Consensuado )

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.