El matrimonio es malo para la salud?

Si eres de los que huyen del matrimonio, o andas buscando una excusa para retrasarlo todavía un poco más, hoy nos hemos enterado de que el matrimonio puede ser malo para la salud. Lo se, suena un poco sensacionalista, pero es a la conclusión que llega un estudio publicado en American Journal of Epidemiology.

Parece ser que durante varios años un grupo de investigadores le estuvo siguiendo la pista a unos nueve mil adultos, tanto hombres como mujeres, y al parecer los que contrajeron matrimonio durante ese tiempo sufrieron un deterioro de su salud cardiovascular. En cambio, los hombres que se divorciaron durante ese mismo periodo vieron un modesto aumento en su estado de forma.

Aunque este estudio no puede probar que el cambio de estado civil sea una causa directa del cambio de aptitud física ni para bien ni para mal, los investigadores dicen que los resultados apoyan la noción de que una vez que las personas se casan y dejan de “estar en el mercado”, tienden a dejarse llevar un poco, por contra si las personas permanecen solteras, o se divorcian, tienen más incentivos para ponerse en forma.

Personalmente estoy de acuerdo en este punto, obviamente no es aplicable a todas las personas, pero observando a amigos y familiares a lo largo de los años uno se da cuenta de que existe esta relajación cuando uno ya “no está en el mercado”, tanto por parte de los hombres como de las mujeres.

Tampoco se trata de ser sensacionalista y echar por tierra el matrimonio, de hecho los propios investigadores insisten en que los niveles forma física de cada uno dependen de una compleja mezcla de factores, entre los que cabe destacar la genética, los hábitos de ejercicio, la composición corporal y la salud en general.

Los resultados se basan en 6.900 hombres y 1.971 mujeres que fueron seguidos durante más de tres años en la Clínica Cooper de Dallas, Texas. A todos les hicieron exámenes físicos, y se estuvo al tanto de sus hábitos de estilo de vida y les sometieron a pruebas de rutina para evaluar su estado de forma.

En conclusión, hay que ser conscientes que los grandes cambios en nuestra vida (como el matrimonio o el divorcio) no es que sean intrínsecamente malos, pero pueden afectar a nuestra salud, y por tanto no hay que descuidarse. Es importante mantenerse en forma por amor propio y para demostrar a nuestra pareja que no hemos caído en la desidia, que nos importa y queremos estar atractivos.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.