Estimulando los pechos de una mujer

Los pechos de la mujer son sin duda una de las zonas erógenas femeninas más atractivas y accesibles, al mismo tiempo son lo bastante delicados como para no tratarlos con brusquedad, ya que los senos poseen una gran cantidad de terminaciones nerviosas que los convierten en un órgano de placer o de dolor de primer orden. Si lo hacemos bien, su estimulación ayuda en buena medida a lubricar la vagina, de hecho no hace mucho hablaba del orgasmo de pezones, «sufrido» incluso por algunas mamás durante la lactancia…

Bueno, por si el tema te interesa, aquí van algunos consejos que puedes aplicar a la hora de acariciar y jugar con los pechos de tu amante:

Utiliza la punta de la lengua, la lengua es un de las mejores herramientas para dar placer en los juegos sexuales, el pasear la punta de la lengua por los pezones crear un roce y una humedad altamente excitante. Alterna con pequeños lametazos y verás como se le van endureciendo los pezones.

Cuando muestre estos primeros signos de excitación no te cortes, es entonces que puedes pasar a lamer todo el pecho, lubrícalo bien con tu saliva, haciendo movimientos concéntricos con tu lengua para ayudar a estimular aún más los músculos y terminaciones nerviosas. Que el resto del cuerpo se entere que vamos en serio…

Succiona los pezones, el efecto de chupar o succionar los pezones sería el siguiente paso, si no lo haces con brusquedad puede ser muy placentero para la mujer, sobre todo cuando está cerca de esos días del mes, ya que se vuelven mucho más sensibles.

De hecho puede ser uno de los mejores juegos sexuales para cuando la penetración vaginal no es lo más recomendable o cuando ella no está del todo motivada para una sesión de sexo salvaje.

Utiliza tus dientes, utilizalos pero no me seas bestia… ya hemos dicho que es una zona sensible, así que la idea es más bien mordisquear con suavidad, retener su pezón entre tus dientes de manera que resulte agradable y en ningún caso molesto.

Emplea las manos, cómo no, las manos son otra herramientas casi indispensable, con ellas podemos aplicar cremas y aceites que nos ayudaran a hacer el masaje aún más estimulante, si no tienes claro como moverlas nada más fácil que colocar tus manos sobre sus pechos, entonces ella coloca sus manos sobre las tuyas y dirige el masaje 😉

Con la práctica te convertirás en todo un maestro estimulando los pechos de la mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.