Teoría de las bolas de helado

Al hilo del artículo que habla sobre perdonar una infidelidad, me he acordado del documental El Sexo de los Dinosaurios, que no habla realmente de dinosaurios sino de los seres humanos y cómo estos se relacionan en materia sexual. El reportaje se divide en varios apartados donde se abarcan grandes temas desde todas las perspectivas, y uno de ellos es la Teoría de las Bolas de Helado, donde se habla de la monogamia.

¿Realmente queremos ser monógamos? Podemos ser fieles a una personas durante un largo periodo de tiempo o incluso toda la vida, hasta que la muerte nos separe? Como se puede ver en el vídeo que he puesto más abajo, el reportaje arranca con unas declaraciones reveladoras del profesor Juan Aranzadi, quien afirma que hay culturas donde se da o se ha dado la costumbre de prestar la esposa al huésped como parte del deber de la hospitalidad.

Y continua con una afirmación del antropólogo británico Robin Fox, quien afirma que: “así como nadie puede defender que todas las culturas son monógamas, sí que se puede defender que todas las culturas son adulteras”.

Resulta curioso analizar nuestras costumbres, y nuestra cultura en general, desde un punto de vista científico. Uno se da cuenta de que la infidelidad no la ha inventado nadie, lo que hemos inventado es la fidelidad, el permanecer fiel a otra persona en el ámbito sexual cuando realmente el ser humano biológicamente no es monogámico, estamos hechos para sobrevivir y para ello nuestro genes nos impulsan a reproducirnos.

Las pruebas más evidentes son que no todas las culturas del planeta practican la monogamia, y que casi un 70% de las parejas han sufrido alguna infidelidad a lo largo de su vida. Es más, el documental facilita algunas cifras interesantes, como por ejemplo que si hacemos unos cuantos cálculos resulta que el 10% de los hijos no son de los padres que se los supone y que el 10% de las mujeres no quieren que se sepa cual es el padre verdadero.

A priori no son cifras muy altas, pero si atendemos a que los días fértiles de la mujer son 7, aumenta notablemente las probabilidades de infidelidad sin embarazo, y ya si sumamos los anticonceptivos nos lleva a que el 130% de la veces las mujeres son mas infieles!. El ser infiel no es materia exclusiva del hombre, muchas mujeres lo han sido de manera eventual o continuada, con uno o distintos hombres, sin ir demasiado lejos tenemos el escándalo de Mrs Robinson a principios de año.

Lo curioso es que si analizamos la infidelidad por sexos, en general parece ser que a los hombres les afectan más las infidelidades de tipo físico, es decir, que su pareja les engañe con un hombre más guapo, más fuerte, o mejor dotado; y en cambio a la mujer le afecta más una infidelidad de tipo emocional, es decir, cuando el hombre se enamora de la otra y muestra sentimientos profundos hacia ella – cuando es algo más que sexo –.

No obstante las mujeres no son tontas, algunas dan por hecho que el hombre es infiel por naturaleza, lo tratan de asumir y en cualquier caso lo que menos quieren es que su hombre la humille yendo por ahí fardando de sus conquistas o que venga a ella con el rabo entre las piernas para confesar su culpa y así descargar su conciencia… si vas a ser infiel atente a las consecuencias: cargo de conciencia y en el peor de los casos, que te pillen y tu relación se vaya al traste.

Una solución relativamente reciente son los clubes de intercambio o swinger, realmente no es nada nuevo, pero tampoco es una opción para todo el mundo, ni si quiera para la mayoría… y siendo realistas, lo cierto es que funciona mejor para la mujer que para el hombre.

En resumen: ¿por qué tenemos que ser fieles? No hay una única respuesta, y depende de cada uno el tomar esta decisión, ahora bien, si decides ser infiel te aconsejo que no confieses tus aventuras ya que en la cultura occidental la infidelidad no está aceptada por la sociedad, se considera un acto de traición y por tanto su confesión lo único que puede generar son trastornos, conflictos y problemas para ti y para todos los que te rodean.

Os dejo con un vídeo que forma parte del documental, si tienes algún comentario o deseas añadir algo lo puedes hacer más abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.