Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Peras para ducha anal

General, Higiene íntima | 2 Comentarios

Todavía me sorprende que haya gente que comience a practicar el sexo anal sin lubricación alguna, a palo seco – nunca mejor dicho –. Con lo cual, aún me sorprende menos que haya gente que no conozca la existencia de las peras para ducha anal, un accesorio sencillo y de lo más práctico.

Puede que visto así no tengas del todo claro cómo se usa, así que eso mismo vamos a ver hoy, aparte de dar algunos consejos para que no se te vaya la mano.

Ante todo dejar claro que la ducha anal no es necesaria para practicar sexo anal, pero obviamente es un plus que se agradece y además uno se siente como que más limpio o “más seguro” para adentrarse en esta nueva experiencia, ya que evitaremos “sorpresas”.

Vayamos paso por paso, pongamos que te compraste tu pera para ducha anal por Internet y ya la tienes en casa:

  1. Lo primero es enjuagar la pera y los accesorios la primera vez que lo saques del embalaje. En general, esto se debe hacer con todos los juguetes eróticos con idea de eliminar impurezas que pudieran venir de fábrica.
  2. A continuación llenas la pera con agua del tiempo, ya sea directamente del grifo o sumergiéndola en un balde.
  3. Cuando está llena lubricamos la boquilla y la entrada del ano, sin forzar deslizamos la punta al interior. Puedes hacer esto tanto en la ducha, como en el bidé o en el retrete, lo más higiénico podríamos decir que es el retrete, pero ya que cada uno decida.
  4. Una vez insertado en el ano, presionamos la pera para que vaya saliendo el agua y enjuagando el recto, sentirás unas curiosas sensaciones. Para terminar no tienes más que retirar la boquilla y presionar un poco para que salga todo sin problema.

Ahora que sabes lo más básico, aquí tienes algunos consejos importantes:

  • No olvides usar lubricante, facilitará enormemente toda la operación y evitará rozaduras, de hecho en general es fundamental para cualquier práctica sexual que incluya el ano.
  • No uses agua caliente, no se trata de purificar o desinfectar, en serio te puedes hacer mucho daño si usas agua caliente, controla que sea agua del tiempo ya que lo único que queremos es enjuagar.
  • No uses jabón, nuevamente como en el punto anterior, estamos enjuagando no haciendo una limpieza a fondo. Ni la vagina ni el ano lo debemos lavar en su interior con agua jabonosa, sólo con agua es suficiente.
  • No hagas una ducha anal a diario, puede que la experiencia te guste y pienses que es genial para obtener un plus de higiene, sin embargo debes realizar la ducha sólo cuando vayas a mantener relaciones sexuales anales, y aunque las tengas a diario, no enjuagues todos los días el recto porque te cargas las defensas y fluidos naturales.
  • Por ultimo, no olvides lavar bien la ducha anal, vale que la enjuagues antes de usar, pero una vez usada lávala bien con agua y jabón para que quede como nueva.

Pues ya ves lo facil que es usar las peras para ducha anal, si quieres comprar una para probar te cuento que no son nada caras, depende del modelo y la marca, pero por unos ocho euros ya podemos comprar una.