Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Prevalencia VIH y SIDA

General, Sexualidad | 0 Comentarios

virus VIH

El virus de inmunodeficiencia humana, o simplemente VIH, es un virus de sobra conocido hoy en día, muchos le temen pero al mismo tiempo no lo conocen muy bien y este es el primer error, ya que si quieres evitar las consecuencias primero tendrás que conocer los riesgos. Aquí te resumo lo más importante, pero si quieres profundizar en el tema te recomiendo continuar leyendo la guía sobre VIH y SIDA.

Pruebas para saber si se tiene VIH

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida, o simplemente SIDA, es la enfermedad derivada del virus VIH. Conviene que los diferencies porque una persona puede ser portadora del virus, pero aún no padecer sida.

Una persona padece sida cuando su organismo cede a los ataques del virus, es decir, cuando su sistema inmune deja de ofrecer una respuesta adecuada frente a las infecciones y otros procesos patológico que atacan a los humanos. Así un simple resfriado o una gripe puede ser mortal en una persona con sida.

Si te has visto expuesto al virus o simplemente tienes dudas, debes esperar unos tres meses para hacerte las pruebas debido a que el virus no se presenta hasta tres meses después. Estas pruebas lo que muestran es si el virus está presente o no en tu organismo, y la prueba más común suele ser la extracción de sangre, aunque también existen pruebas que utilizan la saliva o la orina.

Contagio de VIH y cómo evitarlo

Existen muchos mitos acerca del contagio de VIH y cómo evitarlo, hay que tener cuidado porque algunos de ellos son totalmente absurdos e ineficaces. Como comentaba antes, lo más peligroso de esta enfermedad es que uno puede ser portador del virus sin tener ningún síntoma, así es como miles de personas en el mundo mantienen una vida sexual activa sin protección pensando que no son portadoras del VIH, y sin querer están firmando la sentencia de muerte de las personas que contagian.

Nadie está a salvo hasta que se invente una vacuna, es un virus que afecta a todos por igual, y se encuentra presente de forma permanente en la sangre, en líquidos biológicos como leche materna o la orina, así como en las secreciones genitales, como por ejemplo el semen o mucosas.

Algunos métodos o medidas preventivas para evitar el contagio de VIH son:

  • Mantener relaciones sexuales que no entrañen ningún riesgo de contagio
  • Usar el preservativo de forma adecuada tanto en la penetración vaginal como anal y por supuesto en el sexo oral; así evitamos cualquier contacto con el semen, las secreciones vaginales, lesiones, etc.
  • Evitar relaciones sexuales cuando una persona o su compañero sexual presenta una infección o lesión en la región genital, anal, u oral, así como durante la menstruación.
  • En general, usar condones de látex, barreras bucales, polietileno transparente, guantes de látex y condones de dedo.

Puedes encontrar más información en Cómo se transmite el VIH

Origen del VIH y situación actual de la pandemia

Si bien existen diferentes teorías y estudios sobre el origen del VIH, la más aceptada actualmente indica que su origen está en los países del centro y sur de África, y que se trata además de un virus contagiado desde otras especies a comienzos del siglo pasado.

Estas especies serían principalmente simios, cuyo virus equivalente se llama virus de inmunodeficiencia en simios o simplemente SIV (en inglés). Este al pasar a los humanos se denominó VIH-1 y es el responsable de la pandemia actual.

La prevalencia del virus, es decir la proporción de personas que sufren esta enfermedad con respecto al total de la población, varía en cada área geográfica dado que existen múltiples vías de contagio y que además no todos los países cuentan con la misma capacidad de respuesta. Con esto quiero decir que los países menos desarrollados se llevan la peor parte, como suele ser habitual.

Así nos encontramos con que en torno al 9% de la población adulta del Africa subsahariana tiene VIH, seguida del 2,4% de la población adulta del caribe, mientras en los países desarrollados afecta a menos del 1% de la población. De hecho si hiciéramos un mapa para reflejar la prevalencia de VIH en el Mundo, según la Organización Mundial de la Salud, sería algo así: la zonas en color rojo y naranja son las más afectadas

Prevalencia VIH en 2007 - haz clic para ver en grande