Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Probador de juguetes eróticos

General, Noticias | 9 Comentarios

Desde luego es poco habitual preguntar a alguien a qué se dedica y que te diga que es probador de juguetes eróticos. Seguro que para muchos es una profesión tan envidiada como el probador de videojuegos o de nuevos destinos turísticos.

La única pega que tienen todas estas profesiones aparentemente placenteras, es que uno no esté de humor para masturbarse, jugar a los videojuegos o viajar, por lo demás todo son ventajas, ya que haces algo que te gusta y te pagan bien.

Sin ir más lejos, hace unos días el diario británico The Sun publicaba una entrevista a Nat Garvey, de la que también se hizo eco La Razón. Bajo el titular “Me pagan 25.000 libras por probar sex toys” se explicaba en qué consistía la envidiada profesión de esta mujer de 24 años que lleva un par de años siendo probadora de juguetes eróticos y por ello gana unos 2500 euros al mes.

No está nada mal, y de hecho la cosa va a más, porque resulta que ahora le han ofrecido 200.000 libras por crear una línea de productos con su nombre, algo frecuente en el mundo anglosajón, donde actores y actrices de cine adulto, así como sexólogos, crean líneas de productos que recomiendan a sus seguidores.

Igual que alguien como Rafa Nadal te vende un coche, un seguro o unas zapatillas deportivas, el sexólogo de turno de vende toda una gama de productos eróticos, desde aceites y lubricantes, a toda clase de vibradores y juguetes eróticos.

Nat Garvey, la probadora de juguetes eróticos

Nat Garvey asegura haber probado más de mil juguetes eróticos, así como lencería y prendas de látex o vinilo. Su función es probar los productos y elaborar informes que permitan a la empresa para la que trabajar tomar decisiones sobre qué productos pueden tener más o menos éxito.

Pero por si alguno lo estaba pensando, Nat Garvey no es adicta al sexo, o al menos eso asegura. De hecho no es requisito indispensable para trabajar en la industria de los juguetes eróticos, personalmente he conocido a muchísimas personas que trabajan para este tipo de empresas y son de lo más normales.

Nat desarrolla su actividad como probador de juguetes eróticos desde casa, cada semana recibe una caja con productos que debe probar y realizar un informe para la empresa que se los envía. Obviamente le toca probar productos que no tienen por qué ser de su agrado o que simplemente nunca compraría si fuera a un sex shop.