Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Retardantes y Eyaculación Precoz

Estimulantes, General | 4 Comentarios

Si bien hace poco os proponíamos realizar un test rápido y sencillo para comprobar si padecéis algún grado de disfunción eréctil, hoy vamos a tocar el tema de los retardantes, que nos ayudan a retrasar la eyaculación y combatir trastornos como la eyaculación precoz. Lejos de ser una rareza, este problema afecta a un porcentaje considerable de hombres y por extensión a sus parejas.

Su origen puede ser debido a factores físicos o psicológicos, dependiendo de la gravedad del caso puede ser solucionada o reducida por diversos métodos. Cuando se trata de un trastorno leve, lo más apropiado como bien recomiendan los expertos, es realizar una serie de ejercicios rutinarios durante unas semanas que ayuden a controlar el reflejo eyaculatorio. Es lo más sano y los podéis realizar tanto solos como con vuestra pareja.

Sin embargo, si estáis con prisa y pensáis usar retardantes si que os queremos dejar claro en qué consisten. Este tipo de productos no contienen fórmulas mágicas, simplemente están basados en antidepresivos del tipo ISRS que actúan como si de una anestesia local se tratara, aunque sin llegar a tal extremo. La idea es desensibilizar en parte la zona donde son aplicados estos bálsamos retardantes.

Explicado así quizás asusta un poco, pero qué tal si echamos un vistazo a los efectos secundarios de los ISRS (inhibidores selectivos de recaptación de serotonina):

La disfunción sexual post ISRS es un tipo alteración de disfunción sexual, causado directamente por el uso anterior de ISRS. Aunque al parecer es infrecuente, puede durar meses, años o a veces indefinidamente después de la discontinuación de ISRS.

Hoy en día podéis encontrar por ejemplo retardantes en gel o en spray, e incluso en varios modelos de diferentes marcas de preservativos. Obviamente estos productos están probados y no deberían provocar efectos secundarios, pero creo que siempre es más recomendable realizar unos simples ejercicios, que por otro lado podemos convertir en una especie de juego erótico, que recurrir a medicamentos y bálsamos de este tipo.