Coompra

Noticias de Erotismo y Diversión

Sexualidad y Obesidad

General, Noticias | 0 Comentarios

No es ningún secreto que en la sociedad occidental la tasa de personas obesas va aumentando paulatinamente, y aunque para algunos esto no es un problema mayor, lo cierto es que se están detectando ciertos datos, como por ejemplo que las mujeres obesas de menos de 30 años sufren cuatro veces más de embarazos no deseados o de abortos que las de su misma edad en un peso normal, toman menos la píldora y consultan menos el médico en referencia a los anticonceptivos.

Todos estos datos se desprenden de un estudio realizado en Francia en 2006, para el cual se encuestaron a más de 12.000 personas sobre su comportamiento sexual y donde se demuestra por primera vez que existe un vinculo entre el índice de masa corporal y la actividad sexual, así como entre el IMC y nuestra salud sexual (satisfacción, aborto, …).

Impacto negativo de la obesidad

Según los datos del estudio parece claro que existe un impacto negativo de la obesidad sobre la sexualidad, afectando más las mujeres que a los hombres, ya que si bien cuando tienen pareja su actividad sexual y grado de satisfacción es idéntico al de las mujeres con un peso normal, cuando las mujeres obesas (IMC superior a 30) están sin pareja tienen un 30% menos de oportunidades de conseguir un compañero sexual a lo largo de un año, independientemente de su edad.

Y cuando consigue pareja, en el 67% de los casos él también es obeso o con sobrepeso; mientras que en los hombres, es el 39% los que tienen una pareja obesa o con sobrepeso. Esto explica que las mujeres obesas tripliquen a las demás a la hora de encontrar sus parejas a través de Internet.

Pero no sólo afecta a la hora de encontrar pareja, la obesidad también tiene un impacto negativo sobre la sexualidad de los hombres provocándoles disfunciones sexuales, y haciendo que contraigan más infecciones de transmisión sexual, especialmente los jóvenes.

Si bien este problema no se da tanto entre las mujeres obesas, ellas si que manifiestan un comportamiento más irresponsable, ya que a pesar de que cuentan con los mismos recursos que las mujeres con un peso normal, ellas emplean métodos menos eficaces como la marcha atrás. Y aún teniendo pareja, la mitad de ellas no consideran la sexualidad como una parte importante de su equilibrio personal.

Fuente